Camas de transición, adiós a la cuna

Camas de transición

No hay una edad precisa en la que se deba pasar a un niño de la cuna a la cama; sin embargo esta etapa clave suele producirse entre los 2 y los 3 años. Es un paso importante que suele depender de la madurez del pequeño y para el que no se debe tener prisa. Lo fundamental para que un niño duerma bien es que se sienta seguro.

La cama le otorga al niño una mayor libertad para levantarse, pero también mayores riesgos si este es muy inquieto. Para minimizar estos riesgos y suavizar este paso tan importante en la vida de un año, algunos padres apuestan por camas de transición. Camas específicas para niños pequeños, hasta 6 años, más pequeñas que las habituales y provistas de barandas decorativas.

Camas de transición

La estructura baja de estas camas de transición hace que sea más fácil para el niño subirse y bajarse de la misma, otorgándoles una mayor libertad de movimientos. Asimismo están provistas a menudo de barandas laterales de seguridad para que los pequeños no sufran accidentes mientras duerme, para su tranquilidad y la de sus padres.

Otra característica a favor de estas camas de transición es su pequeño tamaño. Las dimensiones aproximadas de este tipo de cama en centímetros son 135x76x71. Más pequeñas que las habituales, contribuyen a liberar la habitación y permiten destinar mas espacio a la zona juegos. Una característica realmente útil en los pisos más pequeños.

Camas de transición

A pesar de las ventajas, no podemos olvidar que la adquisición de estas camas de transición supone una inversión más para la familia. Sabiendo que el precio de una cama de transición de madera con barandas laterales puede oscilar entre los 70 y los 200€ según su diseño, depende de cada familia valorar o no su “rentabilidad”.

Mas información – La mejor cuna para tu hijo
Imágenes – Mokkasin, Kenzie Poo, Aprilandmay, Rafa Kids, Living Bloggen,
Fuente – Babycenter

Te puede interesar

Escribe un comentario