Compartir despacho y habitación del bebé

Cuarto para el bebé y zona de trabajo en la misma estancia

La llegada de un hijo (sobre todo si es el segundo) puede suponer un problema a la hora de optimizar al máximo el espacio y las funciones de toda las estancias; si además uno de los progenitores se queda en casa durante los primeros meses del bebé o trabaja en su domicilio de forma habitual, es necesario tenerlo todo a mano y aprovechar en la medida de lo posible ese tiempo en que el recién nacido está durmiendo.

Una solución plausible consiste en compartir la habitación del bebé con la zona de trabajo, al menos mientras no hemos empezado a decorar el cuarto definitivo del niño/a, o bien todavía es pronto para que duerma con su hermano/a mayor. Los aspectos a tener en cuenta dependerán de cada caso particular, pero lo principal es conseguir una sensación homogénea a pesar de que cada ambiente tendrá unas necesidades distintas; para ello es fundamental elegir bien el color de las paredes, en un tono agradable y relajante para el niño y que al mismo tiempo aporte energía y ayude a la concentración a la hora de sentarse al ordenador: Azules, verdes, amarillos suaves, lilas… o cualquier otro color en una gama pastel.

Un sillón confortable y con ruedas puede funcionar como punto en común entre ambas zonas, perfecto para pasar varias horas trabajando, dando de comer al bebé o consolándolo en su cuna, tal como vemos en las imágenes de arriba. En esta otra habitación que nos presenta Melissa Dell destaca el uso polivalente de los muebles de almacenaje, eligiendo el mismo modelo de contenedor para el buc de oficina y el cambiador, y sacando todo el partido a los estantes con cajas de diferentes tamaños donde se puede guardar desde material de escritorio hasta objetos de higiene para el bebé (todo de Ikea).

Oficina y habitación de bebe en un mismo espacio

Oficina y habitación de bebé en un mismo espacio

A pesar de contar con los mismos acabados en las paredes y en el mobiliario, se aprecia perfectamente la diferencia de espacios a través de pequeños motivos decorativos, o gracias al sillón y la lámpara que realizan un efecto “biombo” entre el escritorio y la cuna. En ocasiones cabe la posibilidad de que el mismo dormitorio se vaya a utilizar eventualmente para invitados o para los abuelos, en cuyo caso no estaría de más colocar un sofá cama o una cama nido en un rincón (si nos cabe); seguro que lo agradeceremos para echarnos la siesta en un momento de descanso !

La habitación del bebé como estancia para invitados

Colección de almacenaje Snow de la firma sueca Asplund

Colección de almacenaje Snow de la firma sueca Asplund

Si a la hora de amueblar esta habitación de doble uso quisiéramos optar por diseños de calidad, la colección Snow de Asplund es una de las mejores opciones del mercado: En varios colores de lacado, ofrece la misma versión de mueble para diferentes tipos de contenedor: Cajonera archivador, mesilla de noche o buc de oficina, cómoda y cambiador, e incluso armarios con interiores adaptados a cada circunstancia (con barra de colgar y estantes para ropa, o elementos colgantes para organizar carpetas).

Más información – Los efectos del color de la decoración sobre las personas

Fuentes – Real Simple, Melissa DellBabble, Asplund

Te puede interesar

2 comentarios

  1.   Luri dijo

    Increible! Que buenas ideas, y ademàs queda muy armonioso! Esta idea me la copio! ;))

  2.   María dijo

    Ay me chiflaaaaaaaaa!!! Las ideas no pueden ser mejores!! alguna de estas la pongo en práctica!!

Escribe un comentario