Por qué nos gustan tanto las butacas de los 50 ?

Modell 711, un diseño de LK Hjelle de los 50 inspirado en el estilo de Finn Juhl

Una de las últimas tendencias en decoración es potenciar la mezcla entre mobiliario actual y artículos de aire retro, estética vintage o verdaderas piezas de época. Resulta curioso comprobar como la mayoría de los diseños de interior que optan por esta propuesta suelen incluir algún asiento de los años 50 (o sus re-ediciones); es cierto que nunca han pasado de moda, pero en la actual vuelta al estilo rústico que apuesta por materiales naturales y nobles, estas butacas se han convertido en un “must”.

Donde reside su encanto ? Probablemente en el hecho de resultar intemporales sin perder su sello de identidad (es fácil apreciar a qué época pertenecen), y gracias una equilibrada dualidad de elementos:  Conseguir solidez y confort en un tamaño reducido, modernidad y sencillez en sus formas orgánicas o la combinación de tapicerías coloristas junto a maderas claras, que tanto se ha reproducido a lo largo de las últimas décadas.

Suelen armonizar en cualquier entorno, pero adquieren verdadero valor cuando se colocan en un espacio diáfano independiente, como ocurre con esta pareja de Scandia Lounge chairs, cuya mono-carcasa realizada en diferentes láminas de madera curvada fue una revolución a finales de los años 50 en toda Europa. Actualmente la firma noruega Fjordfiesta produce su diseño original, y su creador Hans Brattrud sigue estando en activo como director artístico de la compañía.

 

 

 

Te puede interesar

Categorías

Diseño, Estilos

Rosa Herrero

Actualmente soy agente e importador de mobiliario de alta gama, principalmente nórdico, tras 10 años de experiencia en el sector Retail, primero... Ver perfil ›

Escribe un comentario