Tipos de tarima y parqué

La tarima es una de las opciones para los suelos más versátil que existe hoy en día, con los nuevos materiales y tratamientos que se han ido descubriendo para la madera podemos tener un suelo perfecto aunque tengamos niños que corren y juegan sin que se arañe ni deteriore. Existen diferentes opciones a la hora de elegir este tipo de suelo, la tarima flotante,  el parqué clásico y parqué sintético.

Tarima flotante:

Este tipo de suelo presenta la ventaja de que puede colocarse sobre cualquier tipo de suelo sin necesidad de levantarlo, y además es bastante económico y fácil de instalar. Se caracteriza principalmente porque no va pegado ni clavado al suelo de base, tan solo un fino colchón de espuma lo separa de éste, lo que hace que sea un buen aislante térmico y sonoro.

Dentro de este tipo de tarima podemos encontrar tres clases, la tarima flotante maciza,  la tarima flotante multicapa o la tarima flotante sintética. La primera es de mayor calidad y como su propio nombre indica está compuesta por madera maciza. El segundo tipo se compone de una base compuesta por un tablero o una base compacta sobre la que se sitúan varias capas de madera barata y finalmente la capa de la madera noble de que se haya elegido la tarima y que dará el aspecto final de la tarima. Por último, la tarima flotante sintética, sigue el mismo principio de composición que la multicapa, pero en lugar de llevar madera sobre la base prensada lleva una lámina adhesiva de material sintético que imita el aspecto y la textura de la madera. Es la opción más económica y más resistente a los arañazos, perfecta para habitaciones de niños o salas de juegos. Además suele tener una variada gama de colores y texturas, pudiendo encontrar incluso acabados que imitan al metal o la cerámica.

Parqué clásico:

Está formado por piezas de madera maciza que se van pegando al suelo base y colocando como si fuera un puzzle. En algunos diseños se utilizan maderas de diferentes colores que al colocarlas de una manera concreta forma un dibujo geométrico. No es muy aconsejable su uso en zonas con mucha humedad, y si se ha deteriorado hay que acuchillarlo y volverlo a barnizar de nuevo.

Fuentes de imágenes: blog.hola, decoracion2

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario