7 cosas que debes hacer si te mudas de casa

Para muchas personas, las primeras horas y los primeros días después de una mudanza puede ser muy estresante. Hay tanto que hacer que puede ser complicado averiguar por dónde tienes que empezar (además de desempaquetar todas las cajas y comenzar a ordenar tus cosas, los muebles y los accesorios).

Pero no te preocupes, porque a partir de ahora podrás saber qué hacer justo después de la mudanza y que no te estreses más de la cuenta.

Enciende todas las utilidades

Lo último que quieres que pase después de un largo día de mudanzas es que se ponga el sol y te des cuenta de que no tienes electricidad. Si aún no lo has hecho, llama a las compañías de servicios públicos y transfiere el servicio a tu nombre. Si te muda localmente, esto debería ser tan fácil como cambiar la dirección en tu cuenta. Sin embargo, si te mudas fuera del área, es posible que necesites tener información del vendedor de tu nuevo hogar.

Del mismo modo, es importante que te cerciores de que funcionan todas las utilidades del hogar correctamente: agua caliente, grifos, calentadores, emisores, calefacción, aire acondicionado, etc. Es muy importante que antes de entrar a vivir en un nuevo hogar todo funcione correctamente.

Caja de luz y paso de agua

En medio de una emergencia, no querrás buscar frenéticamente estos elementos importantes. Debes asegurarte de saber dónde están ubicados antes de usarlos. Vale la pena el esfuerzo de encontrarlos cuando te mudas por primera vez, y también tienes que aprender a usarlos. Prueba todos los interruptores en la caja de luz y etiquétalos para un fácil acceso más adelante. Apaga el agua y los grifos para asegurarte de que la válvula hace su trabajo en un apuro.

Cambiar las cerraduras

Cuando te mudas a una nueva casa, no sabes quién podría tener un juego extra de llaves. Lo mejor para ti es que un cerrajero vaya y cambie todas las cerraduras lo antes posible. Si a una puerta exterior le falta un cerrojo, esta es una buena oportunidad para instalar una de esas nuevas también. Una vez que te hayan entregado tus nuevas llaves, tendrías que etiquetarlas para que sepas qué llave se usa para qué puerta. Puedes tener llaves extras más tarde, por si acaso.

Revisa tus cajas y muebles

El siguiente paso es revisar todas tus cajas y muebles para detectar señales de daños o abolladuras. También tienes que asegurarte de que no te pierdes nada o que pierdes cosas en la mudanza, por eso tener un inventario de todas tus cosas es esencial.

Es bueno hacerlo tan pronto como sea posible después de una mudanza para que puedas presentar un reclamo a la compañía de mudanzas y a tu compañía de seguros. Haz fotografías de cualquier daño visible y mantén tus documentos a mano para que puedas consultarlos más tarde, si es necesario.

Haz la cama

Incluso si lo has preparado todo de antemano, hacer una mudanza te dejará tremendamente cansado. Para minimizar el estrés y la frustración final por la noche, tendrás que asegurarte de tener la cama bien hecha para poder descansar en cuanto lo necesites.

Recuerda que no tienes que desempaquetar todo el mismo día de llegada, solo ocúpate de lo imprescindible para ese día y el siguiente.

¡No olvides el cambio de dirección!

Es muy importante que te hayas asegurado de hacer el cambio de dirección para que te llegue todo el correo a tu nuevo domicilio. Si aún no lo has hecho tendrás que hacerlo en las compañías de tus servicios o en cualquier lugar donde te puedan enviar correo a tu hogar.

También es necesario que cambies tu dirección en cualquier agencia con la que te comuniques regularmente por correo, como el banco o tus compañías de seguros. Esto es especialmente importante porque si no, no te llegarán las cartas a tu hogar y puedes perderte información importante.

Saluda a tus nuevos vecinos

Ser cortés y educado siempre será un buen comienzo cuando te mudes. El último paso, pero no menos importante en cuanto realizas una mudanza es salir de casa y saludar a tus nuevos vecinos. No es necesario que lo hagas el primer día de tu mudanza, pero en cuanto lo hagas, te sentirás más integrado e instalado en el nuevo vecindario, y por supuesto en tu hogar.

Saludar a los vecinos no tiene que implicar demasiado, ni tampoco tienes que regalar galletas a todo el mundo… ¡aunque si quieres por supuesto que puedes hacerlo! En realidad basta con ir de puerta en puerta y presentarte, así te asegurarás que tus vecinos pueden encontrar en ti un amigo o al menos, un buen vecino. Comenzar con buen pie con los vecinos es imprescindible para comenzar a tener una vida tranquila en tu nuevo hogar… ¡es lo mejor que puedes hacer!

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.
Los mejores Vinilos

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.