Ambientadores caseros, una opción natural para tu hogar

Ambientadores caseros

La cocción de ciertos alimentos, la presencia de un fumador en casa o la acumulación de suciedad o moho en las cañerías pueden hacer que en nuestro hogar no se respire ese ambiente fresco que todos deseamos para el mismo. Los malos olores pueden apoderarse de nuestro hogar en un momento dado y eliminarlos está en nuestra mano.

Una buena ventilación y limpieza son la base para lograr un ambiente agradable en casa. Pero también hay determinados trucos que pueden ayudarnos a eliminar los malos olores y crear un ambiente agradable en todo momento. Los ambientadores caseros son una gran herramienta y resulta muy sencillo fabricarlos.

Recurrir a ambientadores químicos en ocasiones puntuales resulta muy cómodo pero aquellos fabricados con productos naturales resultan mucho mas apropiados para nuestro hogar. Y podemos fabricarlos en casa con relativa sencillez. ¿No te lo crees? Lo harás tras leer la «receta» de los siguientes ambientadores caseros:

Cítricos y aceites esenciales

Agua de limón

¿Buscas un aroma fresco para tu hogar? Hervir cáscaras de limón es todo lo que necesitas para refrescar el ambiente de tu hogar. El vapor desprenderá un aroma que te ayudará a neutralizar los malos olores. Después, una vez hierva la mezcla, podrás repartir el agua de limón en uno o varios recipientes de cristal y colocar estos en diferentes estancias para aprovechar ese aroma que ahora será mucho as suave.

Para prepararlo solo necesitas hervir en un litro de agua el zumo de dos limones y su corteza. Así se sencillo. Fabricar este ambientador casero no te llevará mas de 10 minutos y es un buen recurso para refrescar el ambiente tras una comida familiar, por ejemplo.

Ambientador líquido de naranja, canela y clavo de olor

Volvemos a utilizar un cítrico para fabricar esta segunda alternativa, un ambientador líquido de naranja, canela y clavo de olor.  Un ambientador con un aroma mas intenso  y al que en Decoora nos gusta recurrir, especialmente, durante los meses mas fríos del año. Prepáralo después de cocinar y antes de las reuniones familiares en Navidad con el fin de crear un ambiente acogedor para tus invitados.

Para prepararlo necesitas: 1 naranja, dos ramitas de canela, 10 clavos de olor y 1 l de agua. Coloca el agua en un cazo o cazuela a fuego medio-ato. Agrega la naranja cortada en rodajas, la canela y los clavos de olor. Una vez empiece a hervir, cocina a fuego medio durante 15 minutos aproximadamente. Después, retira del fuego y deja que se enfríe. Una vez frío, cuela el contenido del cazo y llena un recipiente pulverizador con el líquido concentrado. Podrás rociar con él las habitaciones, alfombras, cojines o sábanas, obteniendo un aroma fresco y agradable.

Lavanda y azahar

Ambientador líquido con aceites esenciales

Los aceites esenciales son un gran recurso con el que preparar ambientadores caseros. ¿Cómo? Combinando estos con alcohol de farmacia y agua destilada en la proporción adecuada: 65% de alcohol de farmarcia de 96ºC, 30% de agua destilada y un 5% del volumen total de aceites esenciales.

Para prepararlo solo tendrás que mezclar en un recipiente de cristal el alcohol y el agua destilada. Una vez preparada la base podrás incorporar los aceites esenciales que mas te gusten: limón, lavanda, azahar, romero…, agitar y estará listo. Con el fin de preservar los aceites esenciales, conserva el ambientador en un recipiente de cristal oscuro. Y escoge uno con pulverizador, así te resultará mas cómodo utilizarlo aquí y allá.

Ambientador sólido

Hay vida mas allá de los ambientadores caseros líquidos. Utilizando bicarbonato sódico y aceites esenciales como base, podemos crear ambientadores sólidos que podremos depositar en pequeños recipientes en las diferentes habitaciones con el fin de crear un ambiente único en nuestro hogar.

Para hacerlos necesitarás bicarbonato de sodio, aceite o esencias aromáticas y un envase de vidrio pequeño. Llena el envase de vidrio hasta la mitad con el bicarbonato de sodio. Después, vierte 10-15 gotas de tu esencia aromática preferida: lavanda, azahar, limón… y mezcla con una cucharilla. Una vez tengas esta mezcla, añade 8 gotas mas de esencia y coloca una tapa agujereada o una de tela que dejen salir el aroma continuamente.

Bicarbonato y gelatina

Cubitos de gelatina

Al igual que los tradicionales saquitos de lavanda, los cubitos de gelatina pueden utilizarse para aromatizar armarios y cajones. Y que su nombre no te lleve a equívoco; aunque les hemos llamado cubos podrás darles la forma que quieras utilizando un molde de silicona.

Para hacerlos necesitarás 200 ml. de suavizante para ropa cuyo olor te guste, 5 láminas de gelatina neutra y moldes de silicona. Calienta el suavizante sin que llegue a hervir mientras hidratas las hojas de gelatina en agua fría. Mezcla el suavizante caliente con la gelatina escurrida, remueve y vierte la mezcla en los moldes para dejarlos reposar 24 horas.

Una vez cuajados envuélvelos en gasa u otra tela transparente y fina para que no manchen y repártelos en diferentes cajones. Cuando dejen de oler, córtalos y volverán a aromatizar por unos días tu dormitorio.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.