Añade una silla colgante huevo en el hogar

Silla colgante

Decorar un hogar no es tarea fácil. Tenemos que buscar todo tipo de detalles, pensar en la funcionalidad, en la comodidad y en nuestro propio estilo, además de añadir detalles que marquen la diferencia. Si te gustan este tipo de detalles, deberías probar a añadir a tu hogar una original silla colgante huevo en un lugar como el salón o el dormitorio.

Esta peculiar silla no pasa desapercibida y puede tener distintos estilos. Normalmente es una pieza de exterior, pero la vemos cada vez más en ambientes de interior para marcar precisamente esa diferencia con un mobiliario clásico o excesivamente funcional.

Cómo incluir la silla colgante

Silla colgante

Este tipo de sillas son muy peculiares porque son colgantes y tienen que pender de algún lugar. En la gran mayoría de los casos vienen con una fuerte base que las sustenta, por lo que realmente no tenemos que hacer ningún cambio en nuestra casa. Hay que recordar, eso sí, que estas sillas ocupan bastante espacio, por lo que es mejor tener un buen salón o una habitación grande. Por esta razón suelen utilizarse en el exterior, ya que pueden restar sensación de espacio en el interior.

Por otro lado, podemos comprar la silla con una estructura para colgar en la zona del techo. En este caso tendremos que hacer varias cosas. Desde comprobar el punto exacto en el que queremos añadir la silla a contratar a alguien para que realice una buena fijación en el techo, de forma que la silla no se desprenda y pueda dañar a alguien. Es bastante trabajo pero el efecto siempre es sorprendente.

Dónde podemos colocar la silla

Silla colgante

Estas sillas ocupan bastante espacio y eso es algo que debemos tener en cuenta. Son buenas en el exterior pero pueden ser aparatosas en un salón pequeño. No obstante, si tenemos una habitación grande, siempre podemos añadirla. Aunque normalmente este tipo de piezas se incluyen en una esquina o hacia un lado. Llaman la atención pero al estar colgadas pueden resultar molestas si se ponen en el centro. En el caso del jardín, todo depende de dónde deseemos tener nuestro lugar de descanso. Al ser sillas con base se pueden poner casi en cualquier sitio y moverlas si lo deseamos.

Una silla colgante huevo en ambiente boho

Silla boho

El estilo bohemio es uno de los que más nos gustan para este tipo de muebles, ya que combina a la perfección con ese toque desenfadado que tiene todo lo boho. Estas sillas además aceptan muy bien los textiles de colores y con detalles como flecos. Si tenemos un salón boho, podemos poner la silla a un lado o en un rincón. Los más osados llegan a ponerla en el centro de las habitaciones, pero puede llegar a resultar molesta en ocasiones, por lo que no se recomienda.

Sillas colgantes en espacios modernos

Este tipo de sillas casi siempre se pueden ver en los espacios boho o también al aire libre, rodeadas de cierto encanto desenfadado y ligero. Pero lo cierto es que también pueden ser buenas piezas para añadir a los espacios más modernos y elegantes. Si tienes un salón minimalista puede que te canses de ver las líneas rectas que tiene, por lo que añadir este tipo de sillas puede romper con ese estilo. Es una gran idea para añadir el toque de originalidad a unos espacios modernos que a veces resultan un poco impersonales.

Las sillas colgantes de exterior

Silla huevo

Estas sillas tipo huevo recuerdan mucho a las hamacas y son un lugar de descanso. Es por eso que en muchas ocasiones se utilizan en la zona de exterior del hogar. Estas sillas colgantes se usan con la base para ponerlas en lugares como la terraza o el jardín. El efecto es el de un lugar de relajación, por eso gustan tanto. Incluso son un buen detalle para poner cerca de la piscina.

Silla colgante de mimbre

Silla colgante

El mimbre es un material que hace años estuvo muy de moda y que cayó rápidamente en el olvido como algo pasado de moda. Pero ahora ha vuelto a recuperarse, sobre todo por ese ambiente natural que nos ayuda a crear. Aunque muchas de estas sillas se realicen en materiales como PVC, también las hay de ratán o de mimbre, aunque suelen resultar más caras. Son ideales para un ambiente de campo, clásico o incluso nórdico. Una silla colgante de mimbre con base también es un detalle ideal para poner en el exterior.

Silla de tejido

Las sillas colgantes también pueden ser de tejido como el crochet, un tejido fuerte  que es ideal para esos ambientes boho de los que os hemos hablado. En un tono como el blanco aportará luminosidad. sin duda se trata de uno de los modelos más originales, también perfecto para poner en el exterior y muy ligero, algo importante para una silla que debe colgar desde un solo punto.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)