Apuesta por un sillón colgante para decorar tu hogar y ¡relájate!

Sillón colgante

Allí donde hay un jardín, un porche o un patio los asientos colgante se convierten en una pieza clave. Perfectos para decorar espacios exteriores durante el verano, ¿por qué no disfrutar de ellos durante todo el año dentro de casa? Apuesta por un sillón colgante para decorar tu dormitorio o salón y ¡relájate!

Los sillones colgantes están de moda. Los puedes colgar directamente del techo de la habitación o suspenderlos de un pie diseñado para tal fin. No solo aportarán personalidad a la habitación, también te permitirán relajarte mientras lees un libro o simplemente dejas pasar e tiempo.

Por qué y cómo escoger un sillón colgante

Los sillones colgantes han conquistado también el interior de nuestros hogares. No debe extrañarnos. Un sillón colgante es una pieza ligera y apta para decorar tanto espacios al aire libre como interiores de dimensiones reducidas. Además, no sólo sirve a un propósito útil, también aportan mucha personalidad a cualquier espacio.

Sillón colgante

Los encontramos, además, con una gran variedad de diseños, colores y acabados por lo que no resultará difícil decorar con estos los interiores de casas de diferentes estilos. El mayor desafío, probablemente, no será encontrar un sillón colgante que se adapte a tu hogar, sino ser capaz de decidir por cuál de los muchos diseños apostar.

Hacerte determinadas preguntas te ayudará a tomar una mejor decisión. ¿Dónde vas a colocarlo, en un espacio exterior o interior?  El lugar te ayudará a eliminar algunos sillones colgantes según el material de fabricación y el mantenimiento requerido para que se mantengan como el primer día. Pero habrá otras muchas preguntas que tendrás que hacerte:

Sillón para colgar

  • El material. La mayoría de los sillones colgantes diseñados para decorar espacios exteriores son de resina o de un material plástico trenzado que imita la fibra natural. Estos materiales son muy duraderos, incluso a la intemperie, fáciles de mantener y limpiar. Pero también hay asientos fabricados con materiales naturales como rattán, bambú, mimbre o madera. Materiales que prefieren estar resguardados del sol y la lluvia.
  • Con o sin pie. Hay dos tipos de columpios: los que se cuelgan de una superficie como es el techo y los que se presentan con una estructura que soporta el asiento. Los primeros son visualmente ligeros y contribuyen a destacar ciertas características arquitectónicas de la habitación, pero requieren fijación. Los segundos no deben ser fijados -podrás cambiarlos de sitio con mayor facilidad-, pero deben colocarse sobre una superficie estable que ocuparán.
  • El diseño. El diseño del sillón colgante influirá en una mayor o menor comodidad. Si quieres que sea algo mas que una pieza meramente decorativa, ¡pruébalo! Y hazlo con los cojines y todo aquello que creas vayas a necesitar.
  • El presupuesto. El presupuesto es clave a la hora de tomar cualquier decisión y esta no es una excepción. Encontraréis sillones colgantes a partir de 130€, pero también otros que alcanzan los 600€.

Tipos de sillones colgantes

Como ya hemos adelanto existen una gran variedad de sillones colgantes. Todo asiento individual con un diseño envolvente que cuelga de una superficie o estructura es susceptible de ser catalogado como tal.  Pero como en todo hay favoritos. Y hoy son tendencia aquellos sillones que imitan a los tradicionales pero que cuelgan del techo,  así como los inspirados en las sillas Egg y Bubble.

Sillones colgantes

Inspiradas en el Sillón Egg

La silla Egg es un clásico del diseño. Diseñada expresamente por Arne Jacobsen en 1958 para decorar el vestíbulo del Royal Hotel de Copenhague, fue ideadas con el objetivo de que su forma pudiese ofrecer privacidad e intimidad en las zonas de paso. De ahí su voluptuosa forma de huevo que invita al recogimiento y te protege de miradas indiscretas. Características que imitan, aunque no siempre con la misma rigurosidad, los sillones colgantes inspiradas en estas.

Sillón colgante tipo Egg

Silla Bubble o Silla Burbuja

La has visto ocupando las páginas de numerosas editoriales de diseño de interiores. Diseñada en 1968 por Eero Aarnio, la Silla Burbuja fue uno de los primeros muebles fabricados de una sola pieza en plástico. Inicialmente presentaba un problema: la falta de luz en su interior, aspecto que se solucionó con un cuerpo de plástico acrílico transparente.

Sillón colgante bubble

Colgada del techo mediante una cadena de acero templado, tiene una estética muy moderna. Ideal para decorar salones y dormitorios de estilo minimalista y moderno hoy Adelta se encarga de producirla y comercializarla. Sin embargo visto su precio que ronda los 5000€, entendemos que existan en el mercado numerosos diseños inspirados en este pero mucho mas accesibles.

Aunque estos son los diseños más reconocidos y populares existe un sillón colgante para cada habitación y estilo, ¡solo tienes que encontrarlo! No te resultará difícil. Haz tu primera aproximación recorriendo diferentes catálogos online hasta que tengas claro qué es lo que quieres. Y después, si es posible ¡pruébala in situ! Será la única manera de garantizar la comodidad del sillón colgante.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.