Baldosas hidráulicas: Ventajas, limpieza y todo lo que necesitas saber

Baldosas hidráulicas

Las baldosas hidráulicas no es una idea decorativa que haya surgido de la nada, sino todo lo contrario. Lleva ya mucho tiempo con nosotros y es que su aparición data del siglo XIX en el sur de Francia. Pero rápidamente este concepto se fue extendiendo por toda Europa y no era para menos.

Aunque todo ello ya quede un poco atrás, es cierto que hay ideas que nunca pasan de moda. Vestir tu hogar con baldosas hidráulicas es hablar de estilo, de originalidad y de muy buen gusto. Por eso si quieres saber qué son realmente, los diseños que puedes encontrar y hasta un sinfín de ventajas, necesitas conocer todo lo que sigue. ¿Comenzamos?

¿Qué son baldosas hidráulicas?

Se trata de una especie de mosaico que se refleja en una baldosa y que está compuesto tanto de cemento como de una parte de pigmento y polvo de mármol, en su gran mayoría. Pero lo que les hace tener ese nombre tan característico es que están hechas en la llamada prensa hidráulica y no en hornos como sí sucede en ideas similares, quienes sí necesitan cocción para completar su proceso. Este ya fue un punto importante a la hora de apostar por ellas, pero es que en su momento también suponían un gasto menor de fabricación y de contar con diseños casi infinitos. Por lo que ahí ya comenzaban sus primeras ventajas.

Ventajas suelos hidráulicos

Cuáles son las principales ventajas de apostar por las baldosas hidráulicas

Separadores de espacios

Aunque no te lo te creas, sí que pueden funcionar como separadores de espacios. Esto es porque las baldosas pueden tener mosaicos en acabados totalmente diferentes, tanto en colores como en estampados. Esto hace que si quieres delimitar una zona en tu hogar puedas usarlo para darle protagonismo a la misma o para separar dos estancias totalmente diferentes, sin necesidad de crear un tabique o colocar un nuevo mueble.

Larga duración

Tan solo con unos simples cuidados, podemos decir que su resistencia es tal que tendremos baldosas para bastante tiempo. Esto hace que siempre sea una de las ideas a tener en cuenta. Ya que cuando hacemos una inversión de este tipo, queremos que sea a la larga.

Son muy versátiles

Estamos hablando de baldosas hidráulicas que no solo las veremos en el baño, por ejemplo. Tienen esa gran versatilidad de poder amoldarse a todas las estancias, tanto interiores como exteriores y sin perder ni un ápice de su elegancia y distinción. Ya que también las paredes o incluso el cabecero de tu dormitorio estará encantado de darle la bienvenida a una idea como esta.

Fácil de instalar

Puede ser otra de las preocupaciones cuando queremos renovar el suelo de nuestra casa. Pero desde luego, no habrá problema alguno con este tipo de baldosas. Eso sí, déjate guiar siempre por el experto pero además de ello te diremos que son fáciles de instalar y hasta lo puedes colocar encima de un suelo radiante.

Tienen un sinfín de diseños

Ya puedes comenzar a elegir uno de sus diseños, porque no son pocos. Quizás es el paso que más tiempo te lleve, pero el más entretenido. Desde los colores hasta los estampados juegan un papel principal. Siempre te puedes dejar llevar por tus gustos, por la amplitud y luminosidad que tengan las habitaciones o los muebles que haya en ellas.

Diseño de mosaicos hidráulicos

Cómo se limpia las baldosas hidráulicas

Los remedios caseros siempre quieren darnos el empujón que necesitamos. Por ello, cuando nos preguntamos cómo podemos limpiar las baldosas hidráulicas, tenemos varios que te harán el día.

  • Agua y vinagre de manzana: Sí, es una de las ideas más comunes y para ello necesitas para caliente y un poquito de vinagre. Pasa esta mezcla por las baldosas y verás cómo quedan muy brillantes.
  • El bicarbonato siempre hay que tenerlo cerca. Tiene múltiples usos, es cierto, pero en este caso atacará a las manchas más incrustadas. Por lo que debes hacer una pasta con este ingrediente y agua caliente. La pones sobre la suciedad, esperas unos minutos y limpias bien

Debes tener cuidado con productos químicos que podrían dañarlo así como la lejía o el amoníaco que tampoco son de lo más aconsejable para este tipo de baldosas. Del resto, nada como pasarle cada día una mopa para que no se instale la suciedad y si vemos alguna que sea liviana, nada como el agua y jabón.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.