Claves para entender y utilizar el Método Konmari

Si sois de esas personas que siempre acaba viviendo en el caos casi sin darse cuenta, a pesar de que intentáis poner orden en vuestra vida, puede que haya llegado la hora de tomar nota de un método que ha sido toda una revolución a nivel internacional, tanto por su simplicidad como por que todos podemos seguirlo en casa al pie de la letra para conseguir un orden total.

La japonesa Marie Kondo es quien se encuentra detrás de este Método Konmari, y ha sacado el libro ‘La magia del orden’, en donde explica cómo llevar a cabo este orden y sus beneficios para nuestra vida en general. Esta japonesa comenzó ordenando los armarios de toda la familia y algo que era una afición se convirtió en su profesión. Hoy en día asesora a muchas personas que necesitan poner orden en su vida.

Lo que te hace más feliz

Una de las principales premisas de este método es quedarte solo con aquello con lo que te sientas feliz. Es decir, a veces almacenamos cosas por si acaso, para cuando andemos por casa o para dormir porque son cosas que ya no nos gustan como antes. Ya sea porque han pasado de moda o porque están viejas. Así que acumulamos muchas cosas que dejamos por si acaso pero que ya no nos aportan la misma felicidad que antes.  Por eso debemos reunir todo lo que tenemos y plantearnos uno por uno, si esa cosa, pieza de ropa u objeto nos hace felices o nos resulta útil a día de hoy. Si la respuesta es no, hay que dejarla en el montón de tirar o regalar sin remordimientos.

Empieza por lo más fácil

En el método no solo vamos a tener un orden a la hora de guardar las cosas, sino también a la hora de deshechar aquello que no necesitamos. Dice que empieces por lo más fácil. Es decir, por lo ropa, y que luego sigas con objetos y con los que puedes tener más dudas, y por último los objetos que tienen valor sentimental, como fotos o recuerdos. Al comenzar por lo fácil nos iremos haciendo a la idea de cómo ir clasificando cosas que sí queremos y las que no. Así nos será más fácil hacerlo finalmente con lo más sentimental. Así que para deshechar también tendremos que hacer grupos de cosas e ir mirando todo con lo que nos queremos quedar y con lo que no. Al parecer, según la autora del libro, si lo hacemos bien, al final deberíamos tener un tercio de las cosas que teníamos.

Ordena por categorías

Las categorías lo son todo a la hora de ordenar. Si queremos saber cómo ordenarlo todo, debemos dejarnos de colores o lugares y ordenar por categorías, de forma que todo sea más fácil de encontrar. Esto es así porque nuestro cerebro también clasifica todo en categorías y nos será más fácil tener un  mapa mental de la categoría que ordenar por ejemplo por colores y encontrar una camisa rosa en medio del color rosa. Pero si tenemos las camisas por separado, veremos la rosa enseguida.

Cuándo y cómo ordenar

La gurú japonesa del orden nos dice que la mejor hora para ordenar es por la mañana, porque nuestra mente se encuentra más despejada de los problemas, de forma que tengamos más claro lo que queremos conservar. Debemos sacar todo lo que tenemos y ponerlo en grupos por categorías para así comenzar con la clasificación. Después tocará ordenar lo que nos quede y deshacernos de aquello que no queramos.

Guardado vertical

Entre las premisas de la autora está la base de que el ordenado en vertical es mucho más provechoso. Si ordenamos las cosas en vertical aprovecharemos mucho más el espacio, de forma que tendremos mucho más sitio para aquellas cosas que nos quedan.

Evita el ruido en el almacenaje

Hoy en día hay todo tipo de cosas y clasificadores para almacenar. Compramos tantas cajoneras, divisores y clasificadores que esto en vez de facilitarnos las cosas solo generan mucho más ruido en el conjunto, por lo que finalmente no tenemos la sensación de orden. Hay que evitar ponerle nombre a todo, y es mejor escoger las formas más simples de almacenaje, como cajas y cajones.

Un lugar para cada cosa

Siempre debemos asignar un lugar para cada cosa. Tendremos todo organizado en categorías, solo aquello que usamos, y debemos asignarle ese lugar en concreto, para poder ordenarlo todo más fácilmente. Así siempre sabremos en donde poner cada cosa y no tendremos que ir dejando cosas esparcidas o sin sitio concreto, lo cual nos genera esa incertidumbre sobre dónde guardarla y ahí comienza el caos, porque ya no tenemos un espacio para cada cosa. Si mentalmente tenemos un espacio para cada pequeña cosa, el orden se mantendrá casi solo, porque siempre sabremos de manera casi inconsciente en donde está cada cosa.

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.
Los mejores Vinilos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *