Cómo arreglar un sofá hundido

Sofá hundido

¿Tu sofá está hundido? Con el paso del tiempo todos los sofás terminan hundiéndose, ya sea porque su vida útil se ha agotado o porque no los hemos tratado demasiado bien. Lo habitual es sustituir el sofá deteriorado por otro, pero no la única. Descubre cómo arreglar un sofá hundido y ¡vuelve a disfrutar de el!

Un sofá hundido no solo aporta un aspecto dejado al salón sino que resulta incómodo. No solo es difícil adoptar una buena postura en ellos sino que también pueden dificultar, especialmente a la gente mayor, sentarse o levantarse con comodidad. ¿Deseas devolverlo a la vida? Identifica el problema y descubre todos los trucos para solucionarlo.

¿Por qué está hundido?

La vida útil de un sofá de calidad se estima en 15 años. Una cifra que puede variar dependiendo el uso que le demos. El sofá no sufre lo mismo si lo utilizamos para sentarnos de forma correcta que si saltamos sobre el. Y tampoco es ajeno al número de personas que soporta, concretamente a su peso.

Sofá hundido

En un salón familiar es inevitable que los sofás sufran y con el paso del tiempo acaben hundiéndose. Es entonces cuando tendrás que pensar si merece la pena arreglarlo o no. La respuesta dependerá no solo de la comodidad original del mismo sino del motivo por el que se haya hundido.

¿Es la estructura la que esta dañad? ¿Son los muelles? ¿O tiene que ver con que la espuma de los asientos no recupere ya su forma original? Son tres los elementos que pueden originar que tu sofá esté hundido:

  • Asientos. Con el paso del tiempo resulta habitual que una parte de la espuma de los asientos se hunda y no sea capaz de recuperar su forma original. Retira los cojines del sofá y compruébalos uno a uno. ¿No esta ahí el problema?
  • Armazón: Otro de los principales motivos por lo que los sofás se hunden es por daños en la base de su armazón, que no es sino el esqueleto de este mueble. Este suele estar fabricado de madera, tablero de partículas, conglomerado… y puede romperse. Podrás comprobar su estado dándole la vuelta al sofá.
  • Suspensiones. Muelles y cintas son las suspensiones mas utilizadas en los sofás. Se colocan entre el armazón del sofá y los asientos y sirven para proporcionar confort al asiento ya que no solo favorecen la rápida recuperación de su forma, sino que además permiten la recirculación del aire. Si alguno de ellos se ha roto o desgastado, es probable que notes en esa parte su sofá hundido.

Cómo arreglar un sofá hundido

¿Quieres arreglar tu sofá? Mas allá del problema de imagen que genera, un sofá hundido no resulta cómodo. A la larga podría causarte daños en la columna o en el cuello, especialmente si pasas algunas horas al día sentado en el.  Por eso es necesario identificar el problema, valorarlo y reemplazar el elemento dañado. Si se trata de la estructura, arreglarlo podría ser caro, pero para los problemas de suspensión o asientos, las soluciones resultan asequibles.

Cambia las cintas o muelles

¿Tu sofá tiene cintas? Comprueba si están flojas, sueltas o rotas. Si fuera así podrías reemplazarlas para que tu sofá recupere la firmeza y la estabilidad original. Para hacerlo deberás primero tomar nota de las características de estas cintas (largura, grosor…) y resultará algo tedioso hacerlo ya que deberás llegar a la estructura del sofá, soltando en la mayoría de ocasiones la tela que separa las cintas de la parte posterior de los asientos.

Estructura del sofá

Y lo mismo ocurrirá si tu sofá es de muelles, ya que deberás acceder a estos y  sustituir los dañados por otros iguales. Podrás encontrarlos en tapicerías, ferreterías y tiendas de bricolaje, al igual que las cintas, aunque resultará algo mas sencillo.

Una vez solucionado el problema, tendrás que rehacer el trabajo de tapicería. Esto es, colocar de nuevo una tela protectora y graparla para que quede como antes tensa y lisa. No es una zona que resulte visible, así que no resultará complicado.

Sustituye la espuma de los asientos

Si el problema de que tu sofá esté hundido es la espuma de los asientos será mas sencillo arreglarlo. Todo lo que tendrás que hacer para arreglar el sofá hundido será comprar espuma nueva para sustituir la vieja. Proceso que resultará aun mas sencillo so los cojines son desenfundables.

Espumas sofá

Las densidades de espuma recomendadas para lo sofás son aquellas que rondan los 30 kg/m³. Sin embargo, si te resultaba cómoda la que tenías lo ideal es acudir con ella a comprar la nueva para que puedan ofrecerte una similar. La espuma, en todo caso, deberá ser del mismo tamaño y grosor que la anterior para que puedas reutilizar las fundas.

Arreglar un sofá hundido no siempre resultará sencillo. Dependerá de cuál sea el problema de origen, de la facilidad con que encuentres los repuestos y por supuesto, de tus propias habilidades. Si el sofá te gusta, te resulta cómodo y arreglarlo te compensa económicamente, ¿por que no intentarlo? Comprar un sofá puede parecer mas sencillo pero también requerirá de tu tiempo. ¡No siempre es fácil dar con lo que queremos!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)