Cómo pintar los azulejos de la cocina

Azulejos de cocina

En muchas ocasiones os hemos hablado de algunas maneras de cambiar el aspecto y la decoración de un espacio sin gastar demasiado. Una de las ideas low cost que más puede renovar una  habitación es la de pintarla con un nuevo color que le de a todo un toque diferente y nuevo. En este caso estamos hablando de los azulejos de la cocina, los cuales también se pueden pintar con un nuevo color para darles ese toque de renovación que les hace falta.

Os contaremos qué pinturas hay que elegir, porque no se trata de una pintura normal de pared, sino de una especial para azulejos con características especiales para esta zona. Debe ser una pintura más resistente, y además tenemos una gran gama de colores a elegir para pintar de nuevo los azulejos de la cocina. Si estos ya han pasado de moda, es hora de darles un giro para volver a ver la cocina como un lugar nuevo.

Elegir la pintura para azulejos

En las tiendas podemos encontrar pintura específica para azulejos. Esta pintura tiene un acabado más duro y elástico que las pinturas normales de pared. Estos esmaltes deben ser resistentes al agua, a la grasa y a la limpieza diaria, ya que se encuentran en la zona de la cocina. Entre ellos podemos encontrar desde los acabados mate a los satinados y los que tienen brillo. Si queremos tapar imperfecciones, se recomiendan los mate, pues las resaltan  mucho menos. Y entre estos siempre habrá una gran gama de colores diferentes para poder elegir y combinar en la cocina.

Hay dos tipos de esmaltes además de la selección anterior que se refería al acabado. Nos referimos a los esmaltes a base de agua y los esmaltes a base de aceite. Los que tienen base de agua son los acrílicos y los otros son llamados esmaltes sintéticos. Los de agua son más respetuosos con el medio ambiente y se limpian con agua y jabón, aunque son un poco menos resistentes que los anteriores, pero no amarillean con el tiempo. Los de base de aceite son más resistentes y más recomendables para zonas como la cocina, ya que la limpieza es constante, y tienen un acabado más brillante. Sin duda estos últimos son los más elegidos para un lugar como la cocina.

Limpiar y preparar la zona

Limpiar azulejos

Una de las cosas que debemos hacer es limpiar bien los azulejos y preparar la zona. Estos azulejos de la cocina suelen tener restos de grasa, así que debemos limpiar muy bien todos los huecos y esquinas para que no quede nada, de forma que la pintura se impregne bien en ellos. Hay que tener especial cuidado en las juntas, que es en donde más se puede acumular suciedad. Hay que secar bien y a continuación preparar la zona para no manchar de pintura los muebles y alrededor de los azulejos. Poner protectores de plástico que se compran en las tiendas de pintura y cinta de carrocero para que nada se mueva y delimitar las esquinas. De esta forma podremos pintar sin tener miedo de estropear ningún mueble o rincón.

Materiales para pintar

A la hora de pintar normalmente se aplica con rodillo pequeño o bien con un spray, ya que el acabado es muy bueno con las pistolas de pintura, sin surcos. Con los rodillos de pelo corto también se logra un buen acabado aunque hay que aplicar poca pintura o pueden quedar gotas o surcos. La cinta de carrocero y el plástico se usan para proteger y en caso de utilizar pintura en spray es mejor usar mascarilla para no inhalar la pintura y dejar una buena ventilación en la cocina.

Pintar los azulejos

pintar azulejos

Llega la hora de pintar los azulejos. Normalmente solo aplicaremos una capa no muy gruesa sobre los azulejos, cubriendo y extendiendo bien. Como decimos, con la pistola el acabado es perfecto, aunque también se debe practicar un poco antes sobre alguna superficie para saber cómo aplicarla. Si el resultado es el esperado, solamente debemos esperar a que seque. Es mejor pintar en días secos y cálidos, ya que seca antes la pintura, y debemos dejar ventanas abiertas para que haya ventilación.

Después de pintar

Cuando se haya secado totalmente, solo debemos sacar el plástico y la cinta. Si queremos que la durabilidad sea mayor y además tenga un acabado más satinado, podemos añadir sobre la pintura un protector. Sin quitar la cinta simplemente aplicaríamos del mismo modo sobre la pintura ya seca. Esto nos garantiza que la pintura dure más, algo muy importante en una zona como la cocina, en donde los azulejos tienen un gran desgaste por los productos de limpieza. Dejaríamos secar por completo y cuando esto estuviese seco retiraríamos la cinta y el plástico y finalmente colocaríamos todo como antes. Ya tendríamos nuestros azulejos de cocina con un aspecto totalmente nuevo.

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.
Los mejores Vinilos
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *