Cómo pintar muebles de blanco

Pintar muebles de blanco

Cuando un muebles deja de gustarte o de encajar en la decoración de una estancia concreta, sustituirlo no debiera ser nunca tu primera alternativa. Píntalos, dales una segunda oportunidad y ahorra haciéndolo. Transformarlos es mucho mas sencillo de lo que puedas imaginarte y lo será mas aun cuando compartamos hoy contigo cómo pintar estos muebles.

El color blanco es uno de los mas utilizados para dar una segunda vida a los muebles. No es ninguna casualidad: encaja bien en cualquier estilo decorativo, es limpio y contribuye a potenciar la luz. Además, puedes utilizarlo con diferentes matices, mas fríos o mas cálidos. ¿Te preguntas como pintar muebles de blanco? Aquí tienes todas las respuestas.

Elige la pintura

Existen muchas pinturas en el mercado y no todas resultarán apropiadas para pintar tus muebles. Tanto el material en el que esté fabricado el mueble como las condiciones a las que vaya a someterse a este influirán en su elección. Los tres tipos de pintura que compartimos a continuación son las mas populares para pintar muebles pero no las únicas. Lo ideal es que te dejes aconsejar en tu ferretería o tienda de pinturas de confianza:

Blancos

  • La pintura a la tiza es una pintura con un alto componente en carbonato cálcico que se caracteriza por su acabado mate, su alta cubrición y su secado muy rápido. Se utiliza principalmente para pintar muebles de madera, pudiéndose aplicar directamente sobre estos sin ningún tratamiento previo. Este tipo de pintura está de moda y no nos extraña; te proporciona una forma sencilla, rápida y económica de renovar cualquier mueble.
  • Los esmaltes decorativos acrílicos con acabado satinado son ideales para pintar muebles de baño y cocina. No necesitan imprimación previa, secan rápido y son muy resistentes a los golpes, manchas y grasa. Además, su fórmula de base acuosa lavable te permite utilizar productos habituales y no deja olor. Es muy fácil de aplicar, con brocha o rodillo y, al ser de base al agua, se seca muy rápido.
  • Los esmaltes multisuperficies  para pintar madera, metal y PVC, resistente al sol y a la lluvia son los mas adecuados para pintar muebles de exterior. Se aplican fácilmente con un rodillo y ofrecen una protección de hasta 6 años.

Prepara la superficie

Independientemente de cual sea el mueble que desees pintar y cual la pintura escogida para ello, preparar la superficie será el primer paso para transformarlo. Y no, no hay forma de ahorrártelo si deseas hacer un buen trabajo. Comienza retirando los herrajes y tiradores que no desees pintar, saca los cajones y estantes y después comprueba el estado del mueble.

Si se trata de un mueble con la superficie o con una pintura en buen estado, generalmente, bastará con que limpies la superficie. ¿Cómo? Pasando por toda la superficie un trapo impregnado con alcohol para eliminar tanto el polvo como la grasa.

Lija la superficie cuando sea necesario

¿El mueble no está en muy buen estado, la pintura está saltada o tiene un color oscuro? Lo ideal entonces para pintar muebles de blanco será aplicar un decapante y/o lijarlos, siempre en el sentido de la veta. Solo así conseguimos retirar los restos de barniz o pintura que pueda tener el mueble y también las irregularidades que han aparecido con el uso.

Una vez hecho, es aconsejable corregir imperfecciones si las tuviera, rellenando las grietas y puliéndolas después con un papel de lija fino. Para terminar, y solo en algunos casos, será necesario añadir una capa de imprimación para que la pintura se adhiera mejor al material, la superficie quede uniforme y el resultado final sea mucho mejor.

Pinta

Con la superficie limpia y preparada ¡ha llegado la hora de aplicar la pintura! Puedes hacerlo con brocha o rodillo, con o sin textura, respetando la textura de la pintura o aguándola para lograr diferentes efectos. Nuestro consejo es que si buscas una estética rústica apliques la pintura con paletina o brocha para acentuar la pincelada. Así cuando apliques la cera lograrás una pátina vintage que hará el mueble mas atractivo.

Pintar con brocha, rodillo o pistola

Si por el contrario buscas imitar el acabado de un mueble contemporáneo, lo ideal es usar un rodillo flocado. Si aun así la textura obtenida es ligeramente granulosa tendrás que pasar una lija fina sobre la pintura una vez esté seca para que el acabado sea liso como el de un mueble lacado.

¿Y la pistola? Suele ser necesaria una preparación previa del producto para pintar a pistola con ellos. La viscosidad de la pintura debe ajustarse con un disolvente para que la mezcla sea proyectada. Además, además de la superficie habitual a cubrir, deberás tomar una serie de precauciones para que la mezcla no tiña todo lo que está alrededor. Haz pruebas antes en otra superficie; se necesita cierta destreza para dominarla. El dispensador ha de sujetarse en posición vertical y la pistola debe desplazarse de forma lenta, firme, sin movimientos bruscos y paralelamente a la superficie a una distancia de entre 15 y 25 cm de esta.

Aplica cera o barniz

La aplicación de cera o barniz tiene dos objetivos: sellar la pieza y/o añadir una pátina de color. En los muebles pintados a la tiza, el acabado con cera proporciona un acabado muy natural, si bien algunas piezas con mucho uso podría ser preferible protegerlas con barniz mate. Pero no siempre es necesario tras pintar muebles de blanco aplicar una cera o barniz, dependerá de la pintura utilizada y el uso que se vaya a hacer del mueble.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.