Cómo pintar un dormitorio

Pintar el dormitorio

Elegir la pintura y tener ideas para pintar un dormitorio no siempre es fácil. Podemos limitarnos a elegir distintos tonos pero también hay inspiraciones que resultan muy interesantes. A la hora de pintar un dormitorio os vamos a dar algunas ideas que os pueden resultar útiles.

Una de las formas de cambiar el aspecto de un espacio es sin duda eligiendo nuevos colores para él y todo comienza pintando las paredes de nuevo. En este caso se trata de ver cómo pintar un dormitorio para cambiar su estilo, con ideas variadas.

Ideas prácticas

A la hora de pintar el dormitorio debemos tener en cuenta varias cosas. Necesitamos algo para tapar todos los muebles para que no se manchen de pintura y lo mismo para el suelo. Así evitaremos problemas a la hora de pintar y nos resultará mucho más fácil. Hay que comprar cinta para proteger lugares como los marcos de las ventanas y las puertas por la misma razón. Por otro lado, debemos comprar todo lo necesario para pintar. Desde una pequeña escalera a pintura, rodillos y pinceles gruesos para las zonas como las esquinas. Las paredes deben estar limpias y sin grietas, por lo que es mejor revisarlas con antelación y arreglar cualquier desperfecto que tengan.

Paredes blancas

Dormitorio en blanco

Las paredes blancas son uno de los básicos a la hora de decorar cualquier espacio y también pasa con los dormitorios. Aunque hace unos años nos aburrimos del blanco y dimos paso a todo tipo de tonos, en la actualidad ha vuelto a cobrar mucha fuerza por su simplicidad y por sus ventajas. Si tenemos unas paredes blancas podremos decorar con casi cualquier cosa y destacará en las paredes. El color blanco le dará luminosidad a cualquier dormitorio y es casi obligado si tenemos un cuarto que no es demasiado grande o que es estrecho. Las paredes blancas son una gran elección, aunque pueden llegar a aburrirnos, por lo que lo mejor es elegir unos cuadros bonitos para darle a las paredes un toque de color.

Tonos cálidos

Dormitorio en colores cálidos

Los tonos más cálidos pueden ayudarnos a hacer que nuestro dormitorio resulte mucho más acogedor. Estos tonos se escogen en muchas ocasiones, sobre todo si vivimos en lugares en los que suele hacer frío porque nos aportan una gran sensación de calidez. Tonos como el beige, el castaño, los tostados y anaranjados son ideales para crear esa sensación al entrar en el cuarto. Además, son tonos que combinan muy bien con los muebles de madera en su tono natural.

Colores relajantes para el dormitorio

Tonos suaves

En el dormitorio también podemos elegir tonos que sean relajantes. Es un lugar en el que se deberían evitar tonos que nos activen como puede ser un naranja fuerte o un amarillo o rojo. Lo ideal es buscar colores que nos den buenas sensaciones, como esos que resultan relajantes. Entre ellos destaca sin duda el color azul que tiene el poder de relajarnos con su sola presencia. A la hora de escoger un tono azul, que además está de moda, tenemos muchas posibilidades. Desde un claro tono pastel que aporte mucha luz a tonos que son más fuertes, aunque hay que evitar los que son demasiado oscuros si lo que queremos es un ambiente relajante.

Colores de tendencia

Colores de moda

A la hora de elegir los tonos para decorar nuestro dormitorio también podemos decantarnos por esos que son tendencia. Cambiar los colores de las paredes puede ser una buena forma de darle un giro a la decoración del dormitorio cada uno o dos años si así lo deseamos. Solo tendremos que elegir textiles a juego y tendremos dormitorios totalmente diferentes con estos pequeños gestos. En este caso os mostramos el verde claro que es tendencia ahora mismo. Un color original que nos ayuda a crear una atmósfera relajante y elegante al mismo tiempo.

Tonos neutros

Tonos neutros

Los colores neutros son una gran baza a la hora de decorar los espacios, porque nos ofrecen una base con la que decorar de forma sencilla. El color blanco es un tono neutro pero hay otros que también pueden ser interesantes como por ejemplo el gris o el beige. Estos tonos nos ayudan a decorar con elegancia y con un estilo que no va a pasar de moda porque son colores que se han convertido en grandes comodines. A la hora de decorar el dormitorio siempre podremos añadir colorido y estampados en la ropa de cama porque el inconveniente que suelen tener los tonos neutros es que en ocasiones resultan un poco aburridos y pueden llegar a cansar.

Colores oscuros

Colores oscuros

Cuando pintamos nuestro cuarto solemos elegir tonos claros porque amplían el espacio y dan mucha luz. Sin embargo, hay quien arriesga con los colores más oscuros porque son atrevidos y crean espacios muy modernos y especiales. Hay que tener cuidado a la hora de añadirlos y por eso se recomienda ponerlos solamente en una pared y mezclarlos con otros más claros en las otras paredes para rebajar esa oscuridad.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.