Cómo tapizar un cabecero de cama

Si quieres tener en el dormitorio un bonito cabecero tapizado, solamente tienes que seguir los pasos que te indicaremos. Tapizar un cabecero de cama es algo relativamente fácil. Solo debemos hacernos con el material adecuado y realizar los pasos con cuidado y poco a poco para que todo quede bien.

Tapizar el cabecero de cama es una gran idea, ya que podemos darle una nueva vida a nuestro dormitorio. Además, con la gran cantidad de telas de tapizar que tenemos a elegir, podremos adaptarlo a nuestro estilo y darle una mayor elegancia a nuestra cama.

Por qué tapizar el cabecero

Si ya estás cansado del viejo cabecero de tu cama o te has comprado una estructura de bajo coste y quieres darle ese toque sofisticado, una de las mejores soluciones es tapizarlo. Tapizar el cabecero resulta bastante sencillo, además de no ser muy caro. Además, de esta manera podremos personalizar nuestra cama con la tela que más nos guste y que se adapte al estilo del dormitorio.

Materiales para tapizar

Para tapizar necesitas la estructura del cabecero así como una tela de tapizar, las cuales suelen ser más gruesas para aguantar más tiempo. Además, debes comprar la espuma para darle ese toque mullido. Necesitarás un cutter o unas tijeras que puedan cortar tela gruesa y la espuma. También es necesaria una grapadora grande para este tipo de trabajos. Por último, debes tener una mesa amplia o una superficie para trabajar, un lápiz y un cinta medidora.

Primer paso

Lo primero que debemos hacer es medir con el cabecero la espuma. Debemos recortar la espuma con la  medida del cabecero y cinco centímetros en laterales y parte superior. Esto se hace así para que nos sobre una parte, la cual irá abrazando el cabecero para poder agarrar la espuma en la parte trasera. Mediremos con el cabecero y la cinta, pintando con una tiza o lápiz. De esta forma ya tendremos la medida para la espuma. Esta espuma tiene un grosor estándar y se puede cortar bien con un cutter o con tijeras grandes.

Segundo paso

Ahora que tenemos la espuma ya cortada debemos graparla bien en la parte de atrás. La pondremos sobre la mesa y encima el cabecero, dejando esos centímetros para envolver el cabecero con la espuma. Iremos grapando poco a poco, cada dos centímetros, para que la espuma se agarre bien. Si tenemos dificultades es mejor hacer esto entre dos personas para que ni la espuma ni el cabecero se muevan y así grapar bien todos los lados.

Tercer paso

Ahora haremos la mismo con la tela de tapizar. En la tela debe dejarse de margen unos siete centímetro o más, ya que tiene que abarcar la espuma y el cabecero. Podemos ponerla con la parte trasera hacia arriba y poner el cabecero ya con la espuma encima, para medir. Pintaremos la tela por donde hay que cortar y cortaremos con tijera. Así ya tendremos la tela lista para tapizar. Haremos exactamente lo mismo con esta tela y las grapas. En este paso debemos tener mucho cuidado, ya que la tela debe quedar tirante para que no se hagan arrugas o se mueva. Este paso sí que requiere de dos personas para controlar que la tela vaya perfectamente grapada e ir comprobando que lo hacemos bien. En todo caso, si vemos una arruga podemos quitar grapa y rectificar.

Detalles finales

En la parte de abajo se grapa al cabecero la tela sin mas, ya sea en la parte de atrás si hay un hueco o en la tabla si llega toda hasta el suelo. Esto dependerá del tipo de cabecero que hayamos comprado. Por otro lado, debemos fijar de alguna manera el cabecero a la pared para que no se mueva. Normalmente se atornilla para que quede fijo.

Cómo combinar el cabecero

Un cabecero tapizado nos puede dar mucho juego. Si nos gusta tapizar, siempre podemos guardar un poco de tela para tapizar alguna silla del dormitorio, de modo que ambos vayan a juego. Se deben escoger tonos y estampados que nos gusten y que no nos vayan a cansar a largo plazo. Los tapizados siguen estando muy de moda y hay muchas posibilidades a la hora de elegir las telas. No solo hay tapizados con estampados  y tonos lisos, sino que también es posible encontrarlos con piel o material sintético parecido a la piel. Otra opción es la de crear un cabecero tapizado con capitoné, aunque en este caso tenemos más dificultades añadidas. Este tipo de cabeceros solamente son para los expertos, ya que  hay que medir los puntos para poner los botones del capitoné y añadirlos uno por uno para crear ese acolchado tan característico. Si somos principiantes en esto, podemos comenzar con un simple tapizado con una tela que nos guste. Esto le dará un nuevo aire a nuestro dormitorio.

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.

Los mejores Vinilos



Licenciada en Publicidad, lo que más me gusta es escribir. Además, me atrae todo lo que es estéticamente agradable y bello, por lo que soy fan de la decoración y de la moda. Actualmente, también escribo en MundoPerros, Actualidad Viajes y Bezzia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.