Cuadros para dormitorios

Cuadros para el dormitorio

Si hemos terminado de añadir muebles a nuestro dormitorio pero vemos que todavía le falta algo, que sus paredes parecen demasiado amplias y desnudas, puede que sea el momento de comenzar a buscar los cuadros para dormitorios. En la actualidad encontrarás una variedad tan amplia de estilos y de ideas que no podrás quedarte solo con una.

A la hora de añadir cuadros a cualquier estancia tenemos que preguntarnos varias cosas. Por un lado está el estilo en el que hemos decorado, que es importante, pero también los tonos a utilizar y la composición que vayamos a hacer con esos cuadros, ya que puede ser algo simétrico o no. Así que os vamos a dar unas cuantas ideas para que os inspiréis.

Dónde poner los cuadros

Una de las cosas que debemos plantearnos antes de comprar cuadros es en dónde vamos a ponerlos dentro del dormitorio. Estos cuadros deben resultar armónicos con la zona de las paredes que no tienen nada. Uno de los lugares más habituales es la zona del cabecero, ya que las miradas suelen dirigirse a esta zona. Si tenemos una ventana en un lateral, podemos poner los cuadros en la pared de enfrente, para compensar las dos cosas. Es mejor medir las distancias para hacernos una idea de la clase de cuadros que queremos comprar, sobre todo si es una composición simétrica de dos o tres cuadros.

Cómo ordenar los cuadros

Composición de cuadros

A la hora de añadir unos cuadros a la zona del dormitorio tenemos distintas opciones. Una de ellas, la más clásica, es añadir los cuadros de forma simétrica. Es decir, varios cuadros con los mismos marcos e imágenes similares o que tengan algo en común con tamaños iguales. Pero hay una idea que también nos gusta mucho y que vemos desde hace algún tiempo. Esta idea consiste en añadir cuadros de una forma asimétrica, es decir, con distintos tamaños e incluso formas y marcos diferentes que creen una composición distinta y única. Es una idea un poco más complicada de realizar, pues debemos crear un equilibrio con el total de los cuadros para que quede armonioso, pero el resultado vale la pena por lo original que es.

Cuadros con temas similares

Cuadros con motivos

Una idea perfecta para añadir a las paredes del dormitorio es elegir dos o más cuadros que tengan un tema en común. Pueden ser unas flores o un objeto. Así podremos crear una mezcla que resulte muy simétrica y que decore a la perfección las paredes. Esta idea es muy habitual si queremos poner varios cuadros encima del cabecero que combinen bien entre ellos. Puedes prescindir incluso de marcos o poner dos cuadros que lleven el mismo.

Añade una balda

Cuadros en balda

Habrás visto en muchos espacios contemporáneos la idea de poner una pequeña balda en la cual posar los cuadros. Nos olvidaremos de fijarlos en las paredes para disponerlos en esta balda estrecha que queda tan bien. En ella se pueden poner solo cuadros o variar de vez en cuando la decoración con otros elementos como pueden ser las velas aromáticas o un jarrón.

Elige un cuadro por sus tonos

Cuadros de colores

Es habitual que nos llamen la atención determinados cuadros pero que luego a la hora de combinarlos con el resto del cuadro veamos que sus tonos no se mezclan bien. Es por eso que debemos tener fotografías de la habitación para poder verlas cuando vayamos a comprar los cuadros, sabiendo así de antemano que todo va a combinar. Es habitual que compremos cuadros en los que tengamos uno o varios de los tonos que también se ven en la habitación, para que todo resulte más bonito.

El estilo nórdico

Cuadros escandinavos

El estilo escandinavo o nórdico es uno de los más seguidos en las tendencias decorativas. Es un estilo que llama la atención por su gran sencillez y por sus elementos decorativos. Entre ellos destacan las láminas nórdicas que se pueden enmarcar para darles un toque más elegante. Estas láminas son ideales para decorar el dormitorio, pues suelen tener estampados e imágenes sencillas en tonos básicos. Si además has decorado la habitación con toques nórdicos, es un elemento que no puede faltar en ella.

Un gran lienzo

Cuadro lienzo

Aunque se llevan mucho las composiciones de cuadros y las láminas pequeñas, también puedes elegir decorar las paredes con un solo cuadro. Un gran lienzo que capte la atención con sus tonos y el estilo. Si hay algún cuadro que te guste especialmente puedes decorar tu cuarto en tonos neutros para dejar que el cuadro destaque todavía más sobre ese fondo sencillo.

Cuadros con mensaje

Cuadros con mensaje

Los cuadros que tienen mensaje en vez de contar con una imagen también son una tendencia en alza en la decoración. Es por eso que en vez de poner alguna imagen podemos añadir unos bonitos mensajes motivadores o de felicidad para animar nuestro cuarto. Como usan tonos neutros será muy fácil combinarlos con el resto de la decoración.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.