Cuidados de la albahaca

albahaca-maceta-portada

La albahaca es una de las hierbas aromáticas más fáciles de cultivar en el interior. Es muy popular por su aroma y utilizada en muchas cocinas de todo el mundo. Se utiliza tanto fresca como seca y suele incluirse en recetas como el pesto, la salsa de tomate, las sopas, las ensaladas y el pan.

También se utiliza como ingrediente clave en platos de frutas y bebidas. Para asegurarte de que tu albahaca fresca se mantiene fresca y vibrante, es importante que conozcas algunos aspectos esenciales del cuidado de la planta, así como sus características y usos.

Conocida como Ocimum basilicum L, la albahaca es una hierba que forma parte de la familia de las Lamiáceas, es originaria de la India, Irán, Pakistán y otras regiones de Asia.

Tiene un ciclo estacional de abril a septiembre y requiere un clima templado para su crecimiento. La albahaca prefiere estar expuesta a la luz solar y crecer en suelos bien drenados con un pH ligeramente ácido.

Suele plantarse en macetas y le gusta mantenerse húmeda pero no mojada. La albahaca es una planta que requiere poco mantenimiento, pero necesita podas regulares para asegurar su crecimiento continuado.

Es muy fácil de cultivar, requiere poco mantenimiento, está relativamente libre de plagas y enfermedades y es ideal para colocar en el alféizar de una ventana, aunque cuentes con poco espacio.

Características esenciales de la albahaca

La característica más obvia de la albahaca es su aroma, que es una combinación de notas de sabor dulces y ligeramente amargas. Sus hojas son de color verde oscuro con bordes puntiagudos ovalados y dentados.

La planta también produce pequeñas flores de color blanco a morado claro que desprenden una intensa fragancia parecida al regaliz. Existe una gran variedad de plantas de albahaca con formas y colores diferentes.

Además de su aroma y aspecto, tiene algunas propiedades nutritivas importantes. Es baja en calorías, pero rica en vitaminas antioxidantes como el betacaroteno y las vitaminas A, C y E.

También contiene MHA (hidróxido de magnesio), que tiene propiedades antiinflamatorias y antivirales. La albahaca también tiene efectos hepaprotectores, así como propiedades digestivas.

Usos de la albahaca para el hogar

La albahaca se utiliza en innumerables recetas de una gran variedad de cocinas. Puede utilizarse fresca, seca o en forma de su aceite, y a menudo se combina con otras especias y hierbas para crear sabores ricos y aromáticos.

La albahaca es un ingrediente popular en la preparación de la salsa pesto, pero también combina bien con platos a base de tomate, sopas, ensaladas y pan. Se utiliza también se utiliza como ingrediente clave en platos de fruta y bebidas. Algunas personas también espolvorean hojas de albahaca sobre carnes y mariscos para darles un sabor único.

La albahaca no sólo se utiliza en la cocina, sino que también tiene una larga historia de uso en la medicina tradicional por sus propiedades beneficiosas. La albahaca tiene propiedades depurativas y desintoxicantes, y también se sabe que tiene efectos antiinflamatorios.

La albahaca se ha utilizado como remedio natural para calenturas, fiebres, infecciones respiratorias y problemas cutáneos. Las hojas de la planta también pueden utilizarse para preparar infusiones tonificantes y armonizantes.

Cómo cuidar la albahaca en casa

albahaca-para-interior.

Para tener albahaca u otras plantas aromáticas en casa, es esencial prestar atención a sus cuidados para que se mantenga sana y vibrante. En primer lugar, es fundamental elegir un lugar para la maceta con mucha luz solar. La planta debe regarse con frecuencia para mantener la tierra húmeda pero no sobresaturada. Ten cuidado de no mojar sus hojas, ya que esto puede hacer que amarilleen y la planta se pudra.

Luz

También la puedes colocar bajo luz artificial, si utilizas bombillas fluorescentes puedes colocarla debajo durante 12 horas al día y las tienes que colocar a una distancia aproximadamente entre 6 a 12 cm de la parte superior de las plantas. Es fundamental que la luz no toque los bulbos para evitar que quemen.

Suelo y riego

También necesita abono de vez en cuando para asegurar un crecimiento adecuado y ayudar a la planta a producir más hojas. La planta debe podarse con regularidad, cortando las hojas superiores y los tallos para favorecer un gran rebrote.

Tienes que colocarla en un recipiente que tenga buen flujo de aire, y también muy buen drenaje. Sí la vas a colocar en una maceta, el tamaño ideal es de 10 a 12 cm para una planta inicial de albahaca.

Necesita un suelo húmedo, pero teniendo mucho cuidado de que no se empape ni se encharque. Le puedes agregar unas cucharadas de abono orgánico para qué crezca más fortalecida.

Al llegar la primavera puedes colocarla al aire libre, igualmente ten mucho cuidado porque es muy sensible al frío. Cualquier cambio de temperatura puede ennegrecer las hojas.

Plagas y enfermedades

También hay que vigilarla en busca de plagas y enfermedades y tratarlas en consecuencia. Se recomienda utilizar productos naturales y no tóxicos para evitar dañar la planta.

En cuanto las plagas y enfermedades de la albahaca las manchas negras pueden ser causadas por bacterias del suelo que salpican las hojas. Evitas salpicar las hojas al regarlas.

Una enfermedad fúngica que puede aparecer es mildiú polvoriento, aparece como un depósito blanquecino o manchas blancas en las hojas, lo que produce un freno en su crecimiento y hace que las hojas se marchiten.

A las babosas y caracoles les encanta la albahaca y le causa le causa muchos daños a la planta. Tienes que revisarlas por la noche, y eliminar las babosas y caracoles con la mano, cubrir la tierra de alrededor con cáscaras de huevo trituradas o arena.

La araña roja de invernadero es otro problema que puede aparecer en estas plantas. Lo ideal es utilizar pesticidas en aerosol adecuado para plantas comestibles.

Almacenar la albahaca

almacenar-albahaca.

Algo muy importante a tener en cuenta es la manera de almacenar las hojas de la planta. Una opción es envolver la planta en una toalla de papel húmeda y meterla en una bolsa de plástico.

Otra opción si tiene tallos, cortarlos en los extremos y colocarlos en un vaso de vidrio con unos centímetros de agua, como si fuera un ramo de flores. Colócale una bolsa de plástico encima, de esta manera ayudas a mantener las hojas y los tallos evitando que se marchiten.

Para finalizar, la albahaca es una hierba versátil y aromática que se utiliza en la cocina y en la medicina tradicional. Para tener albahaca en casa, es importante conocer algunas características esenciales de la planta, así como sus usos.

También es importante estar atento a su cuidado, garantizando una atención adecuada a la temperatura, la luz, la humedad y la poda. Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de los beneficios de la albahaca fresca en casa por mucho tiempo.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.