Diferentes técnicas y formas de pintar paredes

Pintar las paredes

Siempre decimos que pintar de nuevo tus paredes es una de las formas más sencillas de renovar los espacios y de cambiar la decoración en el hogar. Cambiar los colores o el acabado puede hacer que las estancias parezcan otro lugar, de ahí que sea una recomendación perfecta si lo que quieres es comenzar el año con una renovación de los espacios.

A la hora de pintar casi siempre pensamos en pintar con tonos lisos, que es lo más sencillo. Esta idea está muy bien porque nos permite poner diversos colores pero también hay distintas técnicas que podemos aplicar a la pintura para renovarlas.

Estuco

Paredes de estuco

El estuco es una de las técnicas más conocidas para pintar con efecto las paredes. El estuco tiene un acabado de imitación de mármol, una pintura antigua que tiene un acabado elegante. El inconveniente que tiene este tipo de pintura es que no es fácil de hacer para quienes son inexpertos en el arte de pintar paredes. Además, es un acabado que se llevó hace años y que hoy en día se puede ver de vez en cuando pero no es muy habitual y puede llegar a cansar. Además, hay varios tipos de acabado de estuco aunque el más conocido es el estuco veneciano.

Debe conseguirse una pared completamente lisa para hacer este acabado, imprimando la pared a continuación. Se aplica la pasta de estuco por toda la pared y se lija para que el acabado quede bien. Hay que dejar secar y dar otra mano más para dejar el acabado final. Como paso final se le puede dar cera para darle un acabado brillante.

Pintura efecto tela

Paredes tipo tela

Este tipo de pintura le da a la pared un toque que hace que parezca que es una tela. A la hora de pintar las paredes con este estilo lo que tenemos que hacer es pintar con normalidad y cuando la pintura todavía esté fresca utilizamos un cepillo para darle ese toque de tela, peinando la pintura hacia abajo. El efecto es realmente peculiar y tiene cierto toque bohemio. Es una buena idea para darle carácter a una pared en concreto aunque si lo aplicamos en todas puede ser algo excesivo.

Pintura con efecto esponja

Uno de los efectos más conocidos que se usa para las paredes consiste en utilizar una esponja. Se pinta la pared y con la esponja se va haciendo formas para darle un aspecto informal a la pintura. Es un acabado muy especial que se ha usado durante años. En estas paredes no se notan las imperfecciones por lo que se trata de un acabado muy utilizado. También es importante usar paredes lisas para este efecto esponja. Este efecto es mucho más sencillo de hacer y no hace falta que tengamos mucha práctica. Solamente necesitamos una esponja y tener paciencia a la hora de realizar el acabado.

Rodillos decorativos

Rodillos decorativos

Si lo que quieres es un acabado realmente especial puedes utilizar los rodillos decorativos. Estos rodillos tienen un patrón que se puede estampar sobre las paredes de una forma bien sencilla. Estos rodillos se pueden comprar y se usan con facilidad. Solamente tienes que tener una base de pintura en un tono y usar la pintura del rodillo en otro tono bien diferente. Si lo haces así podrás crear un patrón increíble sobre las paredes y disfrutar de unas paredes estampadas con mucho estilo.

Combinar mate y brillo

Las pinturas con diversos acabados pueden ser una gran idea para nuestro hogar. Normalmente elegimos entre las de acabado brillante, satinado o mate y pintamos la pared. Pero puedes hacer algo completamente diferente. Comprar dos pinturas iguales con acabados distintos, una mate y otra brillante. Esta idea hará que las paredes parezcan de un solo tono pero en realidad podrás ver juegos de luces cuando veas los cambios entre el brillo y el mate.

Opta por el degradado

Paredes degradadas

El degradado en la pintura es un efecto de estilo bohemio realmente bonito que puede ser perfecto para nuestras paredes. Este degradado no es tan fácil de hacer ya que requiere ir dando diversas manos de pintura en la pared. Para crear los diferentes colores del degradado se usa la pintura del color elegido y se va mezclando con distintos grados de blanco para ir rebajando el color. Solo tendremos que mezclar una pequeña proporción de color porque hay que dar una mano en una parte de la pared poco a poco. Estas paredes son ideales para un estilo bohemio o vintage, ya que tienen un acabado muy original. Normalmente la parte de color se pone en la zona de abajo y se va degradando el colorido hacia arriba. El resultado final es toda una originalidad de pared. Los muebles pueden contrastar con el colorido de la pared. Hay muchos colores que se pueden elegir y la mezcla con el blanco se puede hacer poco a poco para ir probando colores.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.