Duchas de jardín para tu hogar

Duchas modernas

Completar el jardín exterior del hogar puede llevarnos tiempo, puesto que en ocasiones queremos tener todo tipo de elementos que nos permitan disfrutar al máximo de esta zona. En muchos hogares han decidido instalar duchas de jardín para contar con sus ventajas, algo que puede ser una buena idea para tu hogar.

Las duchas de jardín o de exterior se suelen añadir en esas casas que cuentan con una piscina aunque no es totalmente necesario. Durante el verano disfrutamos refrescándonos y por ello pueden ser añadidas en cualquier hogar. Vamos a ver algunas ideas y ventajas que nos pueden aportar estas duchas de jardín.

Ventajas de tener una ducha de jardín

Duchas de jardín

Las duchas de jardín son un elemento en el que no se suele pensar desde el principio. Cuando queremos un jardín funcional y bonito pensamos en detalles como los muebles de exterior o una piscina que nos ofrezca un lugar de ocio en verano. Pero la ducha se deja un poco a un margen. Sin embargo, nos puede ser muy útil. Es una buena forma de quitarnos el cloro de la piscina para que no nos estropee el cabello. Además, podemos ducharnos antes de entrar en la piscina para aclimatarnos. En muchos casos la ducha de jardín es un elemento decorativo que nos sirve para refrescarnos en verano si no tenemos piscina y nos gusta broncearnos. La ducha también puede ayudarnos a regar las plantas todo el año, pues nos proporciona una fuente de agua cercana.

Dónde colocar la ducha del jardín

Este tipo de duchas deben colocarse en lugares en los que poder realizar la instalación con la toma de agua. Es habitual que se encuentren cerca de la piscina o bien cerca de la casa, porque así el coste para instalar esa toma es menor. Las duchas no se pueden poner aisladas y lejos porque nos resulta mucho más caro. En muchos casos se aprovecha alguna zona cercana a la casa para crear un espacio más íntimo para este tipo de duchas.

Ducha abierta en la piscina

Duchas de jardín abiertas

Si tenemos una piscina es probable que queramos tener una ducha en la que refrescarnos. Estas duchas suelen tener una base y no disponer de paredes alrededor, por lo que son abiertas totalmente. Su estética es muy simple y no son realmente demasiado decorativas, pues lo que se busca es cumplir una función que nos interesa tener para cuando entremos o salgamos de la piscina. Lo mejor en este caso es pensar un lugar práctico y cómodo para ponerlas en donde no resulten molestas pero que se encuentre próximo a la piscina.

Ducha de estilo natural

Duchas en madera

Son muchas las personas que deciden optar por una ducha que tenga un toque exótico o natural, perfecto para la zona del jardín. Estas duchas lo que hacen es añadir plantas alrededor y también utilizar maderas tropicales para la zona de la ducha, las cuales aguantan muy bien la humedad. Estas duchas son muchísimo más estéticas que las primeras, en las que básicamente tenemos el mecanismo de la ducha. La madera además se mimetiza bien con el espacio, fundiéndose con la naturaleza del jardín. Por eso es una de las ideas que más nos gusta.

Ducha de jardín en piedra

Otro de los elementos que se puede elegir para hacer una estupenda ducha de jardín es la piedra, la cual también es muy natural, ideal para un jardín con muchas plantas. Este tipo de revestimiento gusta mucho para casas y también para el exterior. La ducha puede tener piedra en el frontal pero también en el suelo. Es un material realmente duradero y fácil de mantener que queda muy bien, aunque el coste puede ser más elevado que el de la madera. A cambio tendremos una ducha muy elegante que durará años.

Un baño de exterior

Algunas personas no se contentan con poner una simple ducha de jardín, sino que también añaden otros elementos hasta crear un baño de exterior para la zona del jardín. Hay quien le añade una bañera a esa ducha para poder darse un baño al aire libre. Hay que tener en cuenta que estos elementos estarán a la intemperie y pueden llegar a estropearse con más facilidad.

Ducha en espacio cerrado

Duchas cerradas

Los espacios cerrados pueden ofrecer una mayor intimidad para quienes deseen ducharse con tranquilidad antes de salir al jardín. Unas paredes con madera pueden ser un aliado perfecto para este fin, añadiendo la ducha cerca de la casa. Puedes crear una pasarela en madera o en piedra para marcar la zona de la ducha, poner un colgador para dejar las toallas o una zona para dejar la ropa. Así será un espacio más funcional y acogedor en el que poder ducharse. Son muchos los jardines que incorporan las duchas con el fin de que la familia se refresque en los días de más calor.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.