Elegir los colores para las paredes

Pintar las paredes del hogar es una tarea que todo el mundo debe hacer en algún momento. Hoy en día hay una gran gama de pinturas disponibles, con muchísimas tonalidades para escoger. Si vamos a elegir los colores para las paredes, debemos tener en cuenta cuál puede ajustarse más a nuestras necesidades y a nuestros gustos. Además, los colores siempre transmiten algo, por lo que no debemos olvidar que tienen influencia sobre nuestras emociones.

No es lo mismo escoger el color para un cuarto de juegos que para un dormitorio. Sin duda los tonos los vamos a escoger por muchas razones, siguiendo nuestros gustos o las tendencias, pero también debemos pensar que en el cuarto de juegos queremos transmitir vivacidad y en el dormitorio serenidad.

Escoger tonos neutros para las paredes

Comenzamos con lo básico, y es que los tonos neutros se adaptan a todos los espacios, a los diferentes estilos y a todos los gustos. Con tonos neutros nos referimos a esos que siempre utilizamos de base, que combinan bien con cualquier otro color, por lo que decorar con ellos es siempre una apuesta segura. Colores como el gris, el blanco el el beige se encuentran en esta gama y son ideales para aquellas estancias en las que nos cuesta combinar el mobiliario y los textiles. Con un tono como este nos será muy sencillo combinarlo todo, porque las paredes tendrán un tono básico.

Estos colores neutros son muy funcionales aunque a veces se dice que pueden llegar a resultar monótonos. Es por eso que podemos romper la monotonía con tonos más intensos y divertidos en los textiles. En este caso es más fácil cambiar la decoración con textiles teniendo unas paredes con tonos neutros a las que podremos sacarles partido durante años.

Los tonos más intensos

Si nos vamos a atrever con los tonos más intensos debemos saber cómo pueden quedar en nuestro hogar y las ventajas y desventajas que tienen. Como ventaja tendremos un color que será el protagonista, y que llenará la estancia de personalidad. Podemos escoger diferentes tonos para expresar diferentes cosas. El amarillo el alegría, el verde naturalidad y el azul serenidad. Hay muchísimas gamas diferentes en las cuales inspirarse para decorar las paredes.

Una desventaja que le vemos a estos tonos intensos es que restan luz y hacen que las estancias parezcan un poco más pequeñas. Es por eso que no se deben usar en habitaciones pequeñas o en hogares que no tengan muchos metros cuadrados. En este caso también son tonos que al ser tan intensos nos cansan mucho antes, por lo que una opción es utilizarlos solamente en una pared para no vernos saturados con el color.

Tonos pastel para las paredes

Una opción para darle colorido a las paredes sin que nos parezca excesivo es utilizar los tonos pastel. Los tonos más suaves de la paleta nos sirven para todo tipo de ambientes, pero es que además ahora mismo son tendencia gracias al estilo escandinavo. Son colores suaves y delicados, perfectos para lugares como el dormitorio o las habitaciones infantiles. Estos colores se pueden utilizar sin miedo, aunque luego debemos combinarlos con otros tonos suaves y colores blancos. Su gran ventaja es que aportan mucha luminosidad a los ambientes.

Escoger tonos según la estancia

Al principio hablamos de cómo los colores expresan cosas e inciden en nuestro estado de ánimo más de lo que pensamos. De hecho existe la colorterapia, que utiliza los colores para crear estados de ánimo. Así que debemos tener en cuenta esto a la hora de decorar los espacios. En general, todos sabemos un poco de esto, porque conocemos lo que nos sugieren los diversos tonos que hay. Por ejemplo, en una estancia infantil solemos utilizar tonos suaves que evocan serenidad, y el azul es uno de los mejores, ya que está ligado a la relajación. El color amarillo es vibrante y alegre, por lo que es perfecto para un cuarto de juegos, así como el color naranja o el rojo, que nos activan. En zonas como las cocinas podemos poner colores intensos, y elegir los más suaves para el dormitorio y el salón, que son zonas de descanso.

Mezclar tonos en las paredes

Otra cosa que podemos hacer a la hora de elegir los colores para las paredes es hacer mezclas. Nadie dijo que debemos pintarlas todas iguales de un solo color. Hoy en día hay muchas más ideas para decorar las paredes con tonos variados, y podemos pintarlas de dos colores o incluso de tres sin ningún problema. Es algo más complicado, pero si sabemos cómo combinar las tonalidades el efecto puede ser muy original. También podemos utilizar tonos neutros en la gran mayoría de las paredes y colores intensos para una sola de ellas, llamando  la atención sobre ella, o realizar efectos con al pintura como el degradado para darle un poco de originalidad al color.

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.
Los mejores Vinilos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *