Errores de decoración en un dormitorio que no te puedes permitir cometer

Si crees que tu dormitorio no está del todo bien decorada es posible que estés cayendo en algunos errores de decoración que no te puedes permitir cometer. Existen algunos errores de decoración y diseño que son muy frecuentes que ocurran. Pero no te preocupes, porque también es fácil que se solucionen. A continuación vas a encontrar algunos de estos errores frecuentes para que dejes de cometerlos desde ya.

De esta manera, a partir de ahora, la decoración de tus dormitorios será excelente y no se notará al entrar que algo falla. Si ahora tienes esa sensación, de que al entrar en tu dormitorio algo no marcha bien en su diseño o decoración, a partir de ahora eso se habrá acabado. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? No pierdas detalles.

Elegir colores fuertes

Los colores fuertes pueden ser tu pasión y es posible que te encanten, pero si no los utilizas bien, entonces estarás cayendo en un error común que debes solucionar cuanto antes. Elegir colores brillantes y llamativos, como amarillos, naranjas o rojos. Estos tonos son mucho más adecuados para áreas de alta energía del hogar: piensa en cocinas y áreas de comedor.

Una solución para esto, es seguir la psicología del color. Escoge tonos azules para tu dormitorio o colores pastel para que te aporten tranquilidad y confort. De esta manera podrás promover un buen sueño y descanso. Los dormitorios deben ser zonas del hogar que cuanto más calma te aporten, mucho mejor.

El color azul promueve la paz, aunque si el color azul no te gusta mucho, entonces puedes optar también por tonalidades en color tierra, tonalidades pastel o colores neutros, porque también te aportarán relajación y bienestar emocional.

Te olvidas del equilibrio en la estancia

Son muchas las persona que caen en el error de sobrecargar una estancia con accesorios decorativos, colores o textiles. También puede ser que coloques todos los muebles contra una pared… Esto hará que el resto de la habitación esté nadando en el espacio.

Cuando sientes que en tu dormitorio hay un cierto desequilibrio que está afectando a la estabilidad decorativa, tendrás que buscar soluciones cuanto antes. Un dormitorio sobrecargado también sobrecargará tu mente e incluso, te puede generar ansiedad emocional.

Para solucionarlo, si tienes espacio disponible, intenta crear un área funcional separada del dormitorio, como un rincón de lectura o un lugar para sentarte o meditar. También puedes agregar funcionalidad a la estancia, añadiendo un baúl o un tocador delante de la cama. De esta manera estarás aportando un gran equilibrio a tu dormitorio.

Sin privacidad

A algunas personas les gusta que el sol entre directamente por las ventanas, por eso no suelen poner cortinas pero esto, puede provocar una gran falta de privacidad. Si no te gustan las cortinas puedes optar por bajar la persiana durante la noche o cuando se va el sol, o añadir estores.

También puedes oscurecer las ventanas para que desde fuera no te vean y tú sí puedas ver tranquilamente desde dentro de tu dormitorio. No necesitarás nada para tapar tu intimidad, porque no tendrás que añadir cortinas ni nada, simplemente tratar los cristales de tus ventanas.

Sin personalidad

Crear un espacio estrictamente utilitario que tiene poco más que ofrecer aparte de ser un lugar para dormir y almacenar ropa. En resumen, un lugar en el que no te gustaría pasar una gran cantidad de tiempo. Tu dormitorio debe ser un espacio al que deseas retirarte; el respiro de tu vida ocupada. Tómate el tiempo necesario para aportar a tu dormitorio tu personalidad, añadiendo accesorios, obras de arte, telas o cualquier elemento que deje claro que ese es tu dormitorio.

Confusión de espacios

Otro error común en la decoración de un dormitorio, puede ser la confusión de espacios, sobre todo en hogares que son pequeños y les faltan estancias para poder tener un estilo de vida acorde a la realidad. Por ejemplo, hay quienes ponen en su dormitorio el despacho para trabajar, y esto no está mal siempre y cuando exista una diferenciación de espacios.

Si por ejemplo pones el despacho justo al lado de la cama, tu cerebro no desconectará y pensará que siempre estás trabajando o cuando estés trabajando no rendirás los suficiente porque estarás cansado y querrás tumbarte en la cama para descansar. Esto solo es un ejemplo, pero si quieres poner un despacho en tu dormitorio, o una zona de trabajo, deberá estar bien diferenciada del área de descanso.

Si alguna vez has cometido alguno de estos errores o los estás cometiendo ahora mismo, es necesario encontrar las soluciones rápidamente para que tu dormitorio vuelva a ser esa estancia de descanso tan necesaria para ti. Al entrar a tu dormitorio tendrás que sentir bienestar emocional y además, que sea la estancia de tu hogar donde te guste retirarte y pasar momentos de tranquilidad. ¡Así estarás estupendamente!

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.

Los mejores Vinilos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.