Ideas para cubrir radiadores en casa

radiador cubierto

Ahora que llega el invierno, son muchas las personas que deciden poner en marcha la calefacción, es decir, empezar a usar los radiadores que tenemos en todas las habitaciones. A pesar del confort que aportan, desde el punto de vista puramente estético, estos aparatos son un elemento extraño, algo que desentona con el resto de la decoración doméstica. Afortunadamente, existen muchas ideas para cubrir radiadores con las que vamos a conseguir integrarlos con el estilo decorativo de nuestro hogar de una forma sencilla y natural.

Si todavía no sabes cómo disimular esos grandes radiadores, aquí vas a encontrar muchas y variadas soluciones. Algunas de ellas van mucho más allá de simplemente «disimular» la presencia del radiador, ya que nos van a permitir aprovechar mucho mejor ese hueco que ocupa el radiador.

Y es que, no nos engañemos, los radiadores son grandes, inmóviles y, a menudo, feos. Sin embargo, son fundamentales y muy efectivos para que los espacios habitables sean cálidos y confortables. ¿Se puede encontrar el equilibrio entre la estética y la comodidad? Eso es lo que vamos a intentar hacer con las siguientes propuestas que te ofrecemos.

Cubrir un radiador no está reñido con el hecho de decorar nuestra casa con ideas atractivas y llamativas. No hace falta desmontar el radiador, simplemente hacerlo «desaparecer». Hay muchas maneras de cubrir estos radiadores con piezas muy bonitas, capaces de decorar una estancia por sí solas.  Algunos de estos cubre-radiadores son auténticas obras de arte. Al instalarlas, no sabremos que detrás hay un radiador, pues parecen piezas decorativas sin más. Eso sí, hay que recordar que estas piezas deben dejar pasar el calor y  al mismo tiempo resistir altas temperaturas.

Eso sí, cuando cubrimos un radiador tenemos que utilizar un recurso decorativo que permita airear correctamente el dispositivo. Es un asunto de seguridad elemental. También es necesario purgar el radiador con cierta regularidad para asegurarnos una eficiencia óptima.

Paneles de madera para cubrir radiadores

cubrir radiadores

Empecemos con la solución más clásica para cubrir radiadores: las cubiertas de madera. Esta opción es la mejor cuando se trata de calefactores obsoletos, esos que ya hemos dejado de usar o que ni siquiera funcionan. A menudo se trata de aparatos voluminosos que es mejor cubrir que retirar. Además, nunca se sabe si vamos a volver a necesitarlos, de modo que esto es una solución muy conveniente.

Las imágenes de arriba muestran dos posibles formas de usar paneles de madera para cubrir un radiador. A la izquierda, un modelo de dos tonos que combina a la perfección tanto en una habitación de ambiente clásico como en otra de estilo más moderno.

En el ejemplo de arriba a la derecha, otra idea original: un panel para cubrir radiadores confeccionado con palets. El resultado es ideal para una casa de campo, aunque sirve igualmente en cualquier tipo de hogar. En definitiva, un uso más de la decoración con palets, cada vez más de moda, y no solo en ambientes rústicos.

Ideas con hierro forjado y aluminio

cubrir radiadores

Si nos decidimos a usar estos materiales para cubrir radiadores, vamos a tener que valorar sus puntos fuertes y sus debilidades. La parte positiva es que nos brindan un abanico de posibilidades mucho más amplio.

El hierro forjado es muy versátil, pudiendo tomar cualquier forma que imaginemos, con sus barras, volutas y detalles decorativos. Además, no es una cubierta semi-estanca como la que proporcionan los paneles convencionales, lo cual permite que el calor se distribuya por la habitación.

Por otro lado, las láminas de aluminio (se pueden instalar sobre una estructura cuadriculada de madera) se pueden recortar dibujando formas y motivos para que el aire caliente salga por las aberturas. El aluminio es fácil de cortar con tijeras de hojalatero. Además, estos paneles se pueden pintar de colores que combinen con el resto de la habitación o bien dejarlos en basto para conseguir otro efecto diferente.

El único inconveniente del hierro forjado y el aluminio es que existe el riesgo de que se sobrecalienten cuando los radiadores están en marcha. Si por descuido ponemos la mano en ellos, nos podemos quemar. Obviamente, si se trata de radiadores que ya no funcionan y que deseamos tapar, esta desventaja no existe.

Cubrir radiadores de habitaciones infantiles

cubre radiador infantil

La cuestión de la seguridad que hemos comentado anteriormente, cobra todavía mayor relevancia cuando se trata de una habitación o dormitorio infantil. Por nada del mundo querríamos que los más pequeños de la casa se pudieran lastimar tocando la superficie de un radiador a alta temperatura. Cubrirlos de forma correcta es, pues, una obligación más que una opción.

Por suerte, en el mercado hay muchas soluciones tan prácticas como originales. Por razones obvias, hay que descartar superficies metálicas y optar por paneles decorativos de madera, PVC u otros materiales. Un bonito ejemplo lo tenemos sobre estas líneas, a la derecha: un panel azul de madera recubierta de PVC, con encantadores dibujos y aberturas que dejan pasar el calor.

Y si todavía queremos poner el acento en la función práctica de estos paneles, ¿qué tal un diseño de doble función? A la derecha, un ejemplo de panel móvil que recogido sirve para cubrir radiadores, pero que cuando se despliega se convierte en una mesa de escritorio donde los niños pueden jugar o hacer los deberes.

Un mueble más para la casa

mueble radiador

Por último, hay que valorar la posibilidad de sacarle todo el partido a la obligación de cubrir los radiadores y transformarlos en un mueble nuevo para nuestro hogar. Y aquí, existe la opción de orientarnos hacia lo sencillo o hacia lo complejo. Lo vemos en los dos ejemplos de las imágenes que se muestran sobre estas líneas:

A la izquierda, una forma facilísima de crear un nuevo espacio sobre un radiador de pared: instalar unos simples listones de madera (mejor listones que una única superficie, para que el calor se filtre de forma adecuada) para configurar una repisa. Sobre ella se pueden colocar diferentes elementos decorativos como velas perfumadas, plantas y otros ornamentos. El resultado, en la imagen de arriba a la izquierda.

Pero también se puede intentar algo más elaborado. Más que un mueble nuevo, un mueble simulado. En las tiendas especializadas venden estas estructuras prefabricadas de diferentes estilos, colores y tamaños. La idea es contener el radiador y esconderlo de las miradas. Lo que se ve por fuera es un aparador, con una repisa superior y un armario de dos puertas (ver la imagen de arriba a la derecha). Por dentro, sin embargo, no hay espacio de almacenamiento más allá del destinado a alojar al radiador. Importante: las puertas deben estar horadadas para permitir la salida del aire caldeado.

Imágenes: Topkit, Family Handy Man.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Inigo UG dijo

    Estamos en tiempos de eficiencia energética, cubrir radiadores tiene la pega de desaprovechar el calor.