Instrucciones sobre cómo pintar un mueble

Seguro que muchos tenemos en nuestra casa alguno de esos muebles que vemos que se ha quedado anticuado, y al que deseamos sacarle partido renovando su aspecto. No hay que ser un experto en manualidades para pintar un mueble, ya que es un proceso bastante sencillo. En el caso de pintar un mueble, debemos tener en cuenta el material en el que está fabricado, aunque el proceso es parecido.

Hoy os vamos a contar cómo pintar un mueble, pero vamos a distinguir entre los muebles de madera, los de melamina y los de metal, ya que son materiales diferentes y tienen necesidades diferentes. Desde luego se trata de una forma rápida y económica de darle una nueva vida a muebles que tenemos con un aspecto obsoleto y pasado de moda.

Pintar los muebles de madera

Pintar un mueble de madera

Este será el proceso que se realice de forma más habitual, ya que es en muchos hogares en donde se les quiere dar un nuevo toque a los muebles antiguos de madera. Estos tienen un diseño bonito pero suelen haberse quedado anticuados con sus tonos de madera oscuros y el barnizado. Así que es una gran idea renovarlos con una mano de pintura.

Lo primero que debemos hacer en este caso es lijar bien para quitar todos los restos de barniz que tengamos o de pinturas anteriores para que quede la madera desnuda. A continuación limpiaremos bien con un trapo húmedo para no dejar resto de polvo en la superficie y dejaremos secar por completo. Cuando esté seco y limpio, es la hora de añadir una capa de imprimación al mueble. Con esta capa la madera quedará protegida y el esmalte durará mucho más. Hay que dejar secar y seguir las instrucciones del fabricante. Hoy en día hay muchas pinturas que ya llevan incorporadas esta capa selladora para ahorrarnos este paso y así poder pintar directamente.

Antes de pintar se debe lijar suavemente para que la superficie quede uniforme tras la capa de selladora. Ahora es cuando debemos aplicar la pintura, y podemos hacerlo con un pequeño rodillo de espuma, con pistola o bien con brocha. Con la brocha se notan las pinceladas y le da un aspecto más informal. El rodillos es fácil de usar y queda un acabado igual, pero en las esquinas necesitaremos pequeños pinceles para los acabados, y la pistola deja un acabado perfecto pero puede que tengamos que practicar primero a utilizarla.

A la hora de elegir los esmaltes, podemos escoger los esmaltes con base al agua, específicos para madera, ya que los hay para metales y para paredes y el efecto no sería el mismo. Las que tienen base al agua no son tóxicas y por ello son ideales cuando tenemos que pintar en espacios cerrados.

Pintar los muebles de melamina

Pintar un mueble de melamina

Estos muebles de melamina vinieron a sustituir a los muebles de madera porque son mucho más baratos, aunque desde luego menos duraderos. Son muebles que se hacen con prensados y láminas, y que en general no suelen durar décadas. Sin embargo, en determinado momento puede que queramos darle un nuevo aspecto a este mueble para adaptarlo a una nueva decoración en el hogar.

El proceso viene siendo muy parecido al de los muebles de madera, ya que también debemos lijar ligeramente para sacarle el brillo que suelen tener estos muebles, limpiar y a continuación utilizar una capa de imprimación para sellar y para que la pintura se fije. Debemos utilizar una lija tras las imprimación, así como tras cada capa de pintura que usemos para que el acabado sea perfecto. Como en los muebles de madera, lo más habitual será necesitar dos capas de pintura para que el color del mueble quede bien.

Pintar los muebles de metal

Pintar un mueble de metal

En el caso de los muebles de metal, debemos limpiar primero para quitar la suciedad del mueble y el polvo. Si hay pintura desconchada o imperfecciones, tendremos que lijar de forma ligera para dejar la superficie lisa. En la tienda de pinturas debemos elegir una pintura que sea especial para los metales, ya que no nos va a servir una que sea de madera o base al agua. Las pinturas para metal tienen sustancias que hacen que no se oxiden ni se corroan con el agua. Estas pinturas son en aerosol y hay muchos colores. Debemos proteger el espacio para aplicar con el aerosol, tapando el fondo y el suelo.

Hay que aplicar primero una pintura base que haga uniforme los colores. De esta forma tras esta primera base podremos aplicar el color que deseemos y que quede bien sobre la superficie. Esto es importante sobre todo si tenemos muebles que estén pintados de tonos oscuros, ya que al interferir pueden hacer que el colorido final quede diferente. En este caso debemos aplicar la base y esperar a que se seque. Se deben rociar capas finas de pintura moviendo el envase de un lado a otro, a cierta distancia. El el envase ya suele poner el tiempo que debemos dejar secar ese tipo de pintura.

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.
Los mejores Vinilos

Categorías

Muebles

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad, lo que más me gusta es escribir. Además, me atrae todo lo que es estéticamente agradable y bello, por lo que soy fan de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *