La importancia de la tapicería en la decoración

sillón tapizado en naranja

El arte de recubrir con tapices, piel o telas asientos de todo tipo se llama tapicería. Es algo que combina arte, diseño y habilidad manual, pues más allá del resultado final un buen trabajo de tapicería nos da un asiento cómodo y duradero.

Como decoradora, considero fundamental la presencia de elementos de tapicería, y derivados, en un proyecto de decoración o interiorismo. Su empleo muchas veces se convierte en el toque definitivo al definir el carácter de una estancia, ya sea en función de una armonía de colores, formas o texturas.

Tapicería en la decoración de interiores

tapizar

Si hay algo caro en el mundo de la decoración es la tapicería. Yo diría que se lleva buena parte de nuestro presupuesto. Hay opciones baratas, siempre las hay, pero terminan durando mucho menos. Un buen sofá, unas buenas sillas, bien tapizadas, duran años. Por eso, un buen trabajo de tapicería tiene su coste.

La tapicería de un nuevo sofá o de una silla es una gran inversión y no quieres tener que volver a hacerla a los pocos meses de que esos muebles llegaron a tu puerta. Elige mal el material y pronto batallarás con hilos sueltos, manchas o marcas. Equivócate en el color o en el patrón y toda la estancia va a sufrir. Te va a doler tanto la vista que terminarás gastando más dinero. Entonces, antes de elegir nueva tapicería conviene investigar, leer, buscar materiales, comparar durabilidad, confort y estilo.

sillón

La tapicería incluye los materiales, telas, tipos de relleno, cinchas y/o resortes, que juntos conforman las cubiertas suaves de sillas, sofás y demás muebles. Este proceso comenzó allá lejos, en la Edad Media, y tuvo popularidad en los siglos XVII, XVIII y XIX. Con los años han ido apareciendo distintos materiales, desde lana a pelos de caballo, por ejemplo, pero con el desarrollo de la industria textil y nuevos materiales sintéticos la tapicería ha dado un gran salto.

Y aquí, lo que no se ve es tan importante como lo que se ve. Es decir, con qué materiales rellenes tus sillones y sillas es tan importante como el diseño o color del exterior pues es lo que determinará la durabilidad del confort y la estructura de la pieza. Entonces, ¿cómo elegir bien los elementos de tapicería que son mejores para los muebles? Primero y principal, debes seguir tus necesidades prácticas.

cabecera de cama tapizada

Es decir, dónde vives, quienes usarán el mueble y de qué manera. ¿Es un sofá para ver televisión o estará en una sala donde apenas vive gente? El uso es una excelente guía para elegir el material de la tapicería. Un sofá de terciopelo sedoso puede ser hermoso, pero rápidamente se va a destruir si tienes niños o animales. Si el mueble está en un espacio de gran circulación, como un salón familiar o un living, necesitarás telas duras, resistentes, al revés si el espacio es un dormitorio o, por ejemplo, la cabecera de la cama.

Otro aspecto a considerar es cómo va a envejecer el material elegido. Fíjate la marca y pregunta siempre sobre este aspecto. ¿Cómo se limpia, cómo debes mantenerlo? ¿Es un material de alto mantenimiento si no se arruina? ¿Cómo va a lucir de aquí a cinco años? ¿Voy a aspirar el sofá tantas veces como recomienda el fabricante, o no? ¿Voy a llamar a alguien para que venga a domicilio a hacer una limpieza general una vez por año? ¿Tengo dinero y ganas de todo eso?

sillas tapizadas

Si tienes niños entonces sí o sí hay que considerar esta variable, y lo mejor es que hoy en día hay buenos materiales que van de la mano con la durabilidad. Por ejemplo, hoy en día se consigue buena gamuza sintética, fácil de limpiar, o tapicería enfundada que protege la tela original. La funda se retira, se lava en el lavarropas y listo, tienes sillón nuevo.

Lo mismo con el cuero envejecido, es genial porque no hay que preocuparse por ocasionales rayones. Lo principal es saber que si tienes una familia numerosa o muy movida conviene mantenerse alejado de texturas delicadas como la seda o el terciopelo de calidad, muy antipáticos con las manchas o los hilos sueltos.

sofás familiares

Ahora bien, si los niños o las mascotas no son tu problema (no tienes nada de eso), puedes inclinarte por una tapicería más fina. Aquí tienes materiales geniales como la lana tibetana, el terciopelo, el lino belga, durable y colorido. Por supuesto que son opciones caras y no tan duraderas, así que siempre puedes incluir estas telas no en muebles grandes sino en accesorios: almohadones, cabeceras de cama…

Tampoco hay que olvidarse del tamaño y forma de la pieza que vamos a tapizar, a la hora de elegir el material. Si se trata de un sofá curvilíneo conviene quedarse con colores plenos y sólidos, ya que los patrones o texturas con una dirección distintiva pueden envejecer mal. Unas rayas, unas flores, pueden quedar hermosos siendo nuevos, pero si se enganchan, se manchan o pierden color por sectores ya no quedan bien. La clave es tapizar piezas grandes con un solo color, sin patrones, y agregar esos detalles en los accesorios o en piezas más pequeñas.

Ambientes de estilo clásico requieren tejidos nobles y sofisticados, que destaquen por aplicaciones y estampados distinguidos. Terciopelos y sedas son ideales para componer elegantes cortinas en un imponente salón, acompañados de brocados, adamascados, geometrías en relieve y bordados (ya sea en cojines o en el tapizado de alguna butaca de estilo). Y es que se preservan con el paso del tiempo actualizándose de forma progresiva.

cabecera de cama tapizada en gris

Estancias coloniales o rústicas con aire étnico solicitan linos, lonetas, estampados étnicos y texturas fibrosas, vivas. Tejidos de aspecto envejecido, pieles, degradés y revestimientos compuestos por fibras naturales (como los papeles japoneses) son estupendas opciones.

Los estilos contemporáneos admiten elementos más funcionales y de aspecto «clean«. Lo que no quiere decir que no se pueda sorprender aplicando un estampado vintage o un ‘toile de jouy’ en algún elemento clave ubicado en un ambiente minimalista. En mis proyectos procuro siempre desarrollar una mezcla equilibrada de estilos y composiciones, con la finalidad de crear ambientes únicos y de transmitir satisfacción y bienestar a sus moradores.

Recomiendo algunas casas que están entre mis favoritas. La alemana Zimmer-Rohde me fascina, y me sorprendió gratamente cuando presentó su línea Ardecora. Las propuestas de Designer’s Guild son pura energía positiva. Una de sus últimas colecciones de coordinados de telas y papeles pintados diseñada por el diseñador de moda Christian Lacroix es simplemente increíble. La de estancias espectaculares que se pueden diseñar con tales materiales me emociona… Un vestidor muy chic para los más fashionistas, un café muy cool en la zona más cosmopolita de la ciudad…

En definitiva, con estos increíbles elementos podemos sacar mucho partido a cualquier espacio o mueble, cambiándoles el aspecto con pequeños detalles.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   angel dijo

    hola