Pinta las paredes del dormitorio de azul

dormitorio azul

El azul es uno de los colores más populares y usados para pintar las paredes de una habitación. Es un color que reúne muchas de las características deseables para un dormitorio: inspira calma, favorece el sueño, estimula la imaginación y promueve un pensamiento más positivo. Nada mejor para nuestro descanso.

Más allá de los beneficios para nuestra mente, el azul ofrece también innumerables posibilidades decorativas. Para empezar, hay una amplia gama de azules entre los que elegir (se han catalogado más de 100 tonalidades distintas), cada uno con su sello particular. Por otro lado, si lo combinamos de modo inteligente con otros colores, vamos a poder crear toda clase de ambientes agradables y sugestivos.

Beneficios del color azul

Más allá de consideraciones estéticas, son muchos los estudios científicos que han determinado los efectos positivos del color azul en el cerebro humano. No en vano es un color al que se recurre a menudo en el mundo de la publicidad y el marketing.

Tal vez la explicación esté en que ese es el color del cielo y del mar. El azul tiene un poder relajante incuestionable y, por tanto, puede mejorar nuestra salud física y psicológica.

En su obra Psicología del color, cómo actúan los colores sobre los sentimientos y la razón, Eva Heller llega a las siguientes conclusiones sobre el color azul:

  • Es el color favorito de la mayoría de la población.
  • Es un color que aporta relax y serenidad. *
  • Inspira tranquilidad, confianza y seguridad.
  • Mejora la creatividad y la productividad.

Todo en suma convierte al azul en el color perfecto para un dormitorio. En este post nos vamos a centrar en las paredes, aunque incluso en una habitación decorada con cualquier otra tonalidad un pequeño toque de color azul es imprescindible para nuestro bienestar.

(*) El mismo estudio indica que el azul puede no ser la mejor opción para la habitación de una persona depresiva o excesivamente melancólica. En estos casos es mejor buscar el efecto revitalizante de otros colores como el verde o el naranja.

Si tu sueño es tener un bonito dormitorio azul en tu casa, allá van algunas ideas interesantes:

Azul solo en las paredes

dormitorio azul

Pinta una o todas las paredes de tu dormitorio de azul. El efecto transformador te sorprenderá, independientemente de cuál sea la variedad escogida: azul de Prusia, cobalto, turquesa… Con los azules más fríos llenaremos la estancia de calma y quietud; con los más intensos evocaremos visiones del mar y del cielo, mientras que los tonos más suaves serán más indicados para otra clase de combinaciones cromáticas.

El azul marino puede ser la opción perfecta para u dormitorio de decoración náutica, en un apartamento o casa cerca del mar. En cambio, un azul pálido será mucho más adecuado en una habitación infantil para asegurar el buen descanso de los pequeños de la casa.

Como decorar salones con paredes azules
Artículo relacionado:
Como decorar un salón con las paredes azules

En el caso de un dormitorio con mucha luz, está bien apostar por azules oscuros; en cambio, si no se trata de una habitación demasiado luminosa, siempre será más aconsejable optar por tonos más claros.

Otro de los factores que influirá a la hora de decidir qué tonalidad de azul escoger es el tamaño del dormitorio, sobre todo su altura. Visualmente, el azul claro ampliará las estancias reducidas, mientras que el azul oscuro hará lo contrario. No es una norma sagrada, pero puede ayudar.

Todo en azul

blue bedroom

Esta es la alternativa más radical, aunque existen diferentes grados. Por muy encantador que sea un dormitorio azul, el exceso nunca es aconsejable. No obstante, muchos decoradores sostienen que decorar una estancia con un solo color (utilizando, eso sí, diferentes tonos y variedades) ofrece espectaculares resultados.

Entre las fórmulas más habituales están las de usar el mismo azul de las paredes para la ropa de cama, o al menos para edredones o cojines. Esta es una manera muy acertada de crear una continuidad en el diseño de la estancia. Y esto vale para cualquier color, no solamente para el azul. Es cierto que hay quien considera que esta solución es demasiado plana, aunque no por ello menos agradable.

También se puede extender el mismo color a las alfombras del dormitorio, aunque conviene variar en el caso de las cortinas, lámparas y otros elementos. Un ejemplo de esto lo tenemos en la imagen de arriba. Una distribución sobria y sensata del color.

Combinaciones con otros colores

dormitorio azul

Muchos de los azules que se usan para pintar las paredes de un dormitorio cuentan con un pequeño matiz gris (hay que recordar que actualmente el gris es uno de los colores de tendencia en el mundo de la decoración). Además, la combinación azul-gris lleva funcionando desde que el mundo es mundo.

Otros colores que funcionan en un dormitorio azul y nos ayudan a lograr espacios que inspiran paz son el beige y el blanco. El primero aporta un toque de calidez y rebaja levemente la intensidad del azul en las paredes. Por otra parte, el blanco puede ser nuestro mejor aliado para romper con la hegemonía. Es un poco más frío, pero al mismo tiempo más luminoso. La clave está en la dosis adecuada para alcanzar el equilibrio.

No hay que despreciar tampoco lo que nos pueden aportar los elementos de otros colores. Para dar un toque de contraste, sin que este sea demasiado estridente, podemos utilizar colores más chillones como el rojo, diferentes tonos de naranja e incluso el amarillo.

Papel pintado azul

papel pintado azul

Por último, mencionamos un recurso muy práctico: el papel pintado o papel tapiz. Un modo de y es cambiar por completo la apariencia de nuestro dormitorio. Se suele usar mucho en las habitaciones de los niños, pero son perfectamente válidas en todo tipo de dormitorios. Además, tienen la ventaja añadida de que este papel es muy fácil de instalar, y que además podemos cambiarlo cuando nos cansemos de él.

Otra ventaja a destacar es la enorme cantidad de diseños que encontramos en el mercado. Así, siempre vamos a poder escoger el que mejor se adapte a la decoración de nuestro dormitorio. Lo más importante es saber cómo colocarlo bien, para evitar un efecto negativo.

Una ventaja que tiene el papel pintado sobre la pintura es que nos permite optar por diseños planos o bien por otros con toda clase de motivos o dibujos. Por ejemplo, en las habitaciones infantiles se lleva mucho el azul celeste con pequeños dibujos de nubes o estrellas. Para los dormitorios adultos hay otras posibilidades, desde diseños geométricos hasta motivos sugestivos como el de la imagen de arriba.

Finalmente, hay que mencionar que existen modelos de papel pintado con texturas y relieves distintos, lo cual añade un punto adicional de interés a la decoración de nuestro dormitorio.

Imágenes – Housing


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.