Propuestas para integrar un rincón infantil en el salón

rincón infantil

Cuando hay niños en casa, es habitual encontrar juguetes repartidos por aquí y por allá. A los más pequeños les gusta compartir sus actividades favoritas y por ello no es raro que el salón acabe convertido en una zona de juegos improvisada. Así es imposible tener la estancia ordenada, lo cual a veces es un motivo de conflicto entre padres e hijos. Un modo de resolver esto es crear un rincón infantil en el salón.

Se trata básicamente de aplicar aquella vieja norma de «si no puedes con tu enemigo, únete a él». Es imposible que los más pequeños de la casa entiendan lo que queremos y actúen como haríamos nosotros. ¡Son solo niños! Lo más inteligente es dejar de improvisar y aceptar lo que hay en casa. En lugar de dedicar vanos esfuerzos a ordenar, podemos probar a integrar.

Lo mejor de habilitar un rincón infantil en nuestro salón o en la sala de estar es que vamos a conseguir armonía familiar. Obviamente, hay que hacerlo bien, tratando de implicar a los niños en el proyecto. Otro aspecto positivo es que esto se puede conseguir sin necesidad de gastar demasiado dinero. Lo más importante es tener imaginación y buen gusto.

Aprovechar el espacio de manera inteligente

sala juegos infantil

Por supuesto, lo ideal es tener una casa grande con muchas estancias. De este modo, se puede reservar una de ellas a convertirla en la «habitación de juegos». Por desgracia, esto no siempre está a nuestro alcance, así que no queda más remedio que recurrir a la creatividad.

Hay quien se decide a hacer un «2 x 1» convirtiendo la habitación libre de la casa en un espacio multiusos: cuarto de la plancha, oficina, rincón de estudio o salón de juegos. Su uso en cada momento dependerá de las necesidades de la familia y de los horarios de cada uno de sus miembros.

Dormitorio infantil
Artículo relacionado:
Cómo crear un espacio infantil fácil de renovar

La opción que exploramos en este post es algo diferente. Se trata de armonizar la presencia de un rincón infantil dentro de un espacio que, en principio, no está destinado a acoger una sala de juegos: nuestro salón de casa, donde nos relajamos viendo la tele, leyendo o charlando con los nuestros. Escoger un lugar del salón es fácil, pero crear ese espacio para los niños de forma correcta es algo más complicado.

Ante todo, hay que formularse ciertas preguntas: ¿Qué es lo que entretiene a nuestros hijos? ¿Les gusta leer? ¿Disfrutan pintando? ¿Se entretienen jugando con muñecos?

No todos los niños son iguales. Y solo nosotros conocemos bien a los nuestros. Responder de manera correcta a estar preguntas nos va a ayudar a decorar el espacio de la forma más adecuada. Por otra parte, no vamos a necesitar comprar grandes muebles. En la mayoría de los casos, con unos cuantos accesorios bien escogidos será suficiente.

Como todo, a la hora de diseñar este lugar de la casa hay algunas reglas que será necesario observar:

  • Acotar bien el espacio. Delimitar correctamente el lugar destinado a los niños y el de los adultos. Puede ser una frontera invisible, pero debe ser clara para todos los habitantes de la casa.
  • Usar muebles, baúles y estantes para almacenar juguetes, libros, etc. El orden es fundamental para que nuestro rincón infantil no se convierta en un caos que se extienda a toda la habitación. Todas las tiendas cuentan con interesantes opciones.
  • Escoger un sitio bien iluminado, a ser posible con luz natural.
  • Evitar zonas de paso, para no tropezar con los juguetes ni molestar a los pequeños en sus juegos.
  • Asegurarse de que el rincón infantil es perfectamente seguro para nuestros pequeños. Por ejemplo, evitar que se encuentre cerca de una chimenea donde se puedan quemar o una escalera por la que puedan caer (si hablamos de niños pequeños).

Veamos ahora algunas ideas interesantes para crear ese rincón infantil en el salón de casa:

Rincón de lectura

rincón lectura

Es una obligación de todo buen padre o madre inculcar a sus hijos el hábito de la lectura y la curiosidad por aprender. Crear un rincón de lectura en casa es una de las mejores formas de hacerlo.

Este rincón debe ser cómodo, tranquilo, agradable y bonito. Para lograrlo, hay que recurrir a alfombras y cojines, cómodos asientos (puede ser un puff o incluso una pequeña butaca de lectura para niños). Sobre todo, tenemos que buscar un rincón del salón bien iluminado.

En un rincón de lectura es esencial contar con estanterías para guardar los libros y los cuentos de los niños.

Para pequeños artistas

artistas niños

Si a nuestros hijos les gusta pintar o realizar manualidades, tendremos que agregar al espacio una pequeña mesa, que incluso puede ser abatible para que quede recogida cuando los niños no la usen. Podemos complementarla con unas sillas, unos taburetes o incluso con algunos puffs de colores. La idea es que el espacio resulte divertido y estimulante para ellos.

En este espacio creativo no pueden faltar accesorios que nos ayuden a mantener el orden, como cajones específicos para las pinturas y lápices. Tampoco debemos olvidarnos de los estantes, ni de dejar una pared libre donde exponer sus creaciones.

Creando un espacio cálido y acogedor

tipi

Sea cual sea la actividad o actividades a las que destinarás el rincón, asegúrate que este sea acogedor. ¿Cómo? Una gran idea es vestirlo con una alfombra cálida que les permita jugar descalzos. Lo bueno de la alfombra es que también nos va a servir para marcar los límites de la zona de juego dentro del salón.

También es una estupenda propuesta incorporar al espacio un divertido tipi, que hará sentir a los niños que su zona de juegos es al mismo tiempo una zona de aventuras. Este elemento también puede servirnos de espacio de almacenamiento: cuando los niños hayan acabado de jugar, todos los objetos se guardan dentro de esta tienda de tela para dejar la sala de estar despejada.

El orden, fundamental

cesta juguetes

Incluso antes de las consideraciones estéticas, la cuestión del orden es a la que debemos prestar más atención. De lo contrario, corremos el riesgo de convertir nuestra sala de estar en un caos absoluto. Por suerte, tenemos a nuestra disposición muchas y muy imaginativas soluciones.

He aquí algunas ideas prácticas: cajas de madera con ruedas, para poder transportarlas sin problemas y cambiarlas de sitio; cestos de fibras vegetales en los que guardar juguetes, libros, peluches y útiles de pintura; muebles bajos y estanterías a baja altura para que los pequeños puedan acceder sin problemas…

Todavía más importante es implicar a los niños en la idea del orden: hay que jugar, divertirse y dejar volar la imaginación, pero también es importante saber que después de la hora de juegos hay que recoger y dejarlo todo limpio y despejado. Este es un trabajo de equipo, de toda la familia.

Imágenes: Joybird, Pixabay


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.