Sencilla guía sobre cómo pintar una pared

Son muchas las personas que recurren a pintores profesionales para pintar las paredes de su hogar. Sin embargo, esto es más sencillo de lo que pensamos. Como hay que pensar en la economía familiar, es bueno ahorrar en todo  lo que se pueda, y en el caso de pintar una pared podemos hacerlo sin necesidad de ayuda.

Pintar una pared en casa es bastante sencillo, sobre todo si no nos complicamos la vida con efectos y mezclas, pero aún así hoy en día hay muchos trucos para conseguir el efecto ideal en las paredes de forma fácil. Os daremos las pautas y os diremos el material que necesitáis para comenzar a pintar las paredes de toda la casa.

Materiales para pintar las paredes

Escoger materiales a la hora de pintar es fundamental. Debemos comprar rodillos y brochas de calidad, ya que serán los encargados de extender la pintura por las paredes y el acabado dependerá de su calidad. También debemos comprar o tener algo a mano para cubrir muebles y suelos. Pueden ser plásticos o sábanas viejas. Puede que necesites también una escalera para llegar a las partes más altas o para pintar el techo, aunque hoy en día hay extensores para las brochas. La cinta para pintor también es necesaria para cubrir los zócalos o los cambios de pintura.

Elige un color adecuado

A la hora de escoger el color adecuado para pintar una pared, podemos dejarnos llevar por las tendencias. Sin embargo, siempre debemos tener en cuenta que hay ciertas reglas. Los colores suaves aportan mucha más luminosidad y dan a los espacios la sensación de amplitud. Si queremos utilizar un tono oscuro, lo mejor es que el cuarto se amplio o se encuentre muy bien iluminado, porque sino nos dará la sensación de agobio. Además, a la hora de mezclar tonalidades debemos pensar que los tonos pastel van bien con los mismos tonos suaves, pero no tan bien con otros más fuertes.

Prepara las paredes

Las paredes deben prepararse antes de pintar. Hay que limpiarlas para retirar el polvo o suciedad que puedan tener. Se pueden aspirar directamente porque así quitaremos también las telarañas. Si hay grietas o pintura levantada será un poco más difícil, pero debemos lijar las zonas que se encuentren con pintura levantada y añadir base o sellador a las zonas que tengan grietas o esos agujeros de colgar cuadros. Después de lijar y preparar siempre hay que limpiar las paredes. Si lo hacemos con algo de agua hay que dejar que sequen por completo.

Prepara el espacio

Si hay muebles en el cuarto hay que proteger todo con sábanas o plásticos que ya se venden en exclusiva para este tipo de cosas. También debamos proteger el suelo. Una vez todo cubierto hay que utilizar la cinta de pintor para los zócalos si los tenemos y para la zona superior o los lados de las paredes si solo vamos a pintar una zona. También para los interruptores de la luz y la zona de puertas y ventanas.

Comienza a pintar

Ya todo está preparado para pintar las paredes, así que podemos utilizar la pintura poniéndola en un recipiente especial con escurridor. El rodillo debe humedecerse un poco al principio para que coja bien la pintura. Hay que coger pintura y escurrir bien, de forma que no vayamos dejando goteras. Comenzaremos a pintar en largas líneas de abajo hacia arriba o al contrario. Si somos dos, otra persona puede ir pintando con cuidado las esquinas, con una brocha gruesa. Si estamos solos, los detalles y las esquinas hay que pintarlos primero y después pintar la parte principal rellenando todo. Cuando el rodillo comience a hacer ruido como de pegado es que necesita renovar la pintura, y vuelta a empezar.

Hay que escoger días secos, para que la pintura se seque más rápidamente en las paredes. En general, se suelen necesitar dos manos de pintura, ya que con una se notan a veces las marcas. La segunda no debemos darla hasta el día siguiente, cuando estemos completamente seguros de que la primera mano se ha secado por completo.

Efectos en la pintura

Aunque lo más fácil en todos los casos es pintar las paredes con tonos lisos, hoy en día se llevan muchísimo los efectos en la pintura. Las formas geométricas, la mezcla de colores o los motivos como los lunares o las rayas. Para hacer esto tenemos la cinta de pintor, con la que podemos cubrir partes haciendo formas rectas, o también para hacer las rayas. En el caso de los lunares y otros motivos, siempre podemos hacer con plantillas, las  cuales nos sirven para decorar las paredes con un toque mucho más creativo. Incluso podemos nosotros mismos crear plantillas a partir de materiales como cartulinas o cartón grueso. Solo es cuestión de echarlo un poco de imaginación.

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.
Los mejores Vinilos

Categorías

Complementos

Susy Fontenla

Licenciada en Publicidad, lo que más me gusta es escribir. Además, me atrae todo lo que es estéticamente agradable y bello, por lo que soy fan de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *