Suelos para cocinas

suelo de linoleo

A la hora de elegir el suelo de la cocina hay que tener en cuenta numerosos aspectos: la funcionalidad, que quede bien de una manera estética o la limpieza del mismo. En el mercado puedes encontrar toda clase de suelos por lo que mucha gente no sabe que suelo elegir para poner en su cocina.

A la hora de hacerte con uno debes observar el espacio de la propia estancia, tus gustos o las necesidades. En el siguiente artículo te hablamos detalladamente de los diferentes suelos de cocina que hay y de sus características, para que puedas elegir el que mejor vaya a tu cocina.

Suelos de gres

Son muchas las ventajas de los suelos de gres. Son muy sencillos a la hora de limpiar, son económicos y con unos acabados perfectos para una estancia de la casa como la cocina. En cuanto a los posibles contras hay remarcar que no dan calidez como otro tipo de suelos y que no son demasiado vistosos. Dentro de los suelos gres puedes encontrar:

  • Los suelos porcelánicos que son bastante resistentes y algo caros. A la hora de la colocación, son más complicados de poner que los suelos de cerámica. Los acabados de este tipo de suelos son de una gran variedad y a nivel estético son perfectos para poner en una cocina. Los suelos porcelánicos no se suelen rayar ni deteriorar tanto como ocurre con otros materiales.
  • El otro tipo de suelo gres que puedes encontrar en el mercado son los de cerámica. Destacan por ser fáciles a la hora de limpiar y por sus maravillosos acabados. La gran diferencia con respecto a los porcelánicos es que son mucho menos resistentes, además de rayarse con una mayor facilidad.

gres

Suelos laminados

Los suelos laminados son muy parecidos a los suelos madera y son otra maravillosa opción a la hora de ponerlos en la cocina. Este tipo de suelo está formado por varias capas de láminas, logrando acabados realmente perfectos para una estancia como la cocina.

Los laminados son suelos que no se rayan por el uso de los zapatos y son bastante resistentes. Otro punto a favor de los suelos laminados es que se ponen sin problema alguno y en muy poco tiempo. Se puede instalar sin tener que quitar el suelo que había antes en la cocina y es bueno a la hora de evitar la humedad.

Barra central

Suelos de madera

Uno de los mejores que puedes poner en tu cocina son los de madera. Este tipo de material es perfecto a la hora de conseguir que la cocina sea acogedora a la vez que cálida. Los suelos de madera se adaptan perfectamente a cualquier estilo decorativo.

Recuerda que se trata de un material natural, por lo que no puede haber dos suelos de madera iguales. Aparte de ello, la madera va a proporcionar al suelo mucha resistencia. No todos cosas buenas en los suelos de madera y es que se trata de un material con algunos inconvenientes. Este tipo de suelos son bastante proclives a rayarse por lo que hay que tener mucho cuidado con el uso de los zapatos. Además de ello se trata de un suelo que no aguanta la humedad. En el caso de que la madera sufra diferentes rayaduras, se puede arreglar gracias al lijado. A pesar de tales inconvenientes, los suelos de madera siguen siendo una excelente opción a la hora de poner un pavimento en la cocina.

madera

Suelos de microcemento

Esta clase de suelos se aconseja para aquellas personas que buscan una decoración moderna a la vez que minimalista. Se trata de pavimentos que son muy sencillos de limpiar y que son bastante resistentes a la humedad. Aguantan muy bien todo tipo de golpes y las combinaciones con otros tipo de suelos son perfectas para conseguir el acabado deseado. En el caso de que la cocina no sea demasiado grande, no merece la pena elegir este tipo de suelo ya que resulta demasiado costoso. La instalación de esta clase de pavimento es algo complicada, por lo que es aconsejable que la misma la realicen profesionales del sector.

Isla moderna

Suelos vinílicos

En relación a los suelos vinílicos, existen en el mercado una gran variedad en cuanto a diseños y acabados. Se trata de un material que ha ido ganando en popularidad en los últimos años gracias a la resistencia y la durabilidad. Los suelos vinílicos destacan sobre todo por ser muy sencillos a la hora de limpiar y porque aguantan muy bien la humedad.

A la hora de colocarlo en la superficie de la cocina se puede hacer en formato autoadhesivo o en clic. Son muy fáciles de instalar, aunque si no se hace de una manera correcta, con el paso del tiempo el suelo se puede levantar. Es por ello que es recomendable el dejar la instalación en manos de personas expertas en el tema.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)