Trucos para limpiar el aluminio

El aluminio está muy presente en nuestros hogares. Muchos electrodomésticos contienen revestimientos de aluminio y son numerosos los utensilios de cocina realizados con este metal por tratarse de un metal ligero y  buen conductor del calor. También es un metal con mucha presencia en elementos exteriores: ventanas, marcos…

El brillo del aluminio nos resulta atractivo para decorar nuestro hogar, sin embargo, no siempre sabemos cómo mantenerlo en buenas condiciones. La mejor forma de hacerlo es limpiarlo con regularidad, de forma que no se acumule la suciedad y se deteriore. Además hay algunos trucos y fórmulas caseras para limpiar el aluminio que creemos debes conocer ¡te las mostramos!

El aluminio es un material muy versátil y resistente y como tal muy utilizado tanto en interiores como en exteriores. Sin embargo, también es un material delicado,  ya que se pueden decolorar con el uso, rayar si no lo tratamos adecuadamente y abollar con simples golpes. De ahí que sea importante saber con qué y cómo limpiarlo.

Cómo limpiar el aluminio

Limpiar con regularidad los utensilios de aluminio es clave para evitar la acumulación de suciedad y prevenir  la acumulación de óxido de aluminio, una forma de corrosión que puede afectar la integridad del metal. Existen una gran variedad de productos para la limpieza del aluminio. Sin embargo, también podemos usar con el mismo fin fórmulas caseras eficaces.

Sea cual sea el producto escogido, para limpiar y secar el aluminio se deben utilizar paños y esponjas suaves que no dañen su superficie. Además, debe tratarse el aluminio con movimientos de ida y vuelta, es decir, adelante y hacia atrás, evitando hacer movimientos circulares que puedan estropear su uniformidad. Es recomendable además realizar una prueba en un lugar poco visible, antes de aplicar la solución en la totalidad del objeto y en el caso de los pulidores comerciales, seguir paso a paso las instrucciones del fabricante.

Antes de aplicar una fórmula limpiadora…

Antes de aplicar ninguna fórmula limpiadora, utilizaremos una solución jabonosa para desengrasar y quitar las manchas de la superficie de aluminio. Lo haremos con un paño o una esponja, sin rayar ni maltratar la superficie. Limpiándolo regularmente de esta forma, conseguiremos mantener el aluminio en un óptimo estado.

Si la suciedad se ha acumulado y la solución jabonosa no es suficiente para devolver el brillo al aluminio, tendremos que utilizar soluciones mas activas. Soluciones ácidas que devolverán el color al aluminio de forma efectiva.

Fórmulas para limpiar el aluminio

Para quitar manchas agresivas del aluminio se pueden utilizar soluciones ácidas elaboradas con productos habituales en nuestros hogares como el amoniaco, el vinagre o el zumo de limón.  Estas soluciones reducen la decoloración causada por la oxidación y devuelven el brillo a los objetos.

  • El vinagre es uno de los alimentos que más utilidades tiene a la hora de limpiar. Sirve para casi todo, son pocas las cosas que no puedas limpiar en casa utilizando vinagre. En el caso de utilizarlo para limpiar el aluminio lo ideal es hervir agua con la proporción adecuada de vinagre (2 cucharadas para 1/4 de agua) en un recipiente amplio e introducir los objetos a limpiar en ella hasta que el aluminio se haya decolorado. Entonces dejaremos que el agua se enfríe, enjuagaremos bajo el grifo los objetos ya limpios y secaremos con un paño suave.

Podemos sustituir el vinagre por zumo de limón o cremor tártaro obteniendo similares resultados. En cualquier caso, es aconsejable utilizar guantes y calentar la solución en una zona ventilada para no aspirar los vapores y evitar posibles dolores de cabeza.

  • Otra forma de limpiar el aluminio es creando una pasta con vinagre, sal y harina. Comenzaremos echando una cucharada de sal en un recipiente con una taza de vinagre para después, poco a poco, ir añadiendo la harina mientras mezclamos para conseguir una pasta uniforme. Una vez conseguida, aplicaremos la pasta sobre el metal con un paño suave y dejaremos actuar un mínimo de 20 minutos. Después, enjuagaremos con agua tibia y secaremos con una franela.
  • El ketchup también parece ser una buena opción para limpiar este metal. La idea es cubrir el objeto con una fina capa de ketchup y dejar actuar entre 10 y 20 minutos. El ketchup resulta corrosivo por lo que se debe controlar el tiempo para que no se produzcan efectos indeseados en el áre ade aplicación. A continuación, bastará con frotar la superficie y enjuagar con agua tibia.

Como podéis comprobar, existen numerosas formas de limpiar el aluminio sin necesidad de utilizar fórmulas comerciales. Ingredientes cotidianos se convierten en este caso en tu mejor aliado para ello. Ahora que ya sabes como limpiar y devolverle el brillo a los objetos de aluminio, ¿los pondrás en práctica? ¡Ya no tienes excusas! Tus utensilios de cocina, marcos de ventanas y objetos decorativos tendrán un aspecto mejorado con un esfuerzo mínimo por tu parte.

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.

Los mejores Vinilos


Categorías

Objetos

Maria Vazquez

Aunque he dirigido mis estudios hacia el campo industrial y la ingeniería, hay muchas otras cosas que me llenan como lo son la música, el... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.