Vallas metálicas para el hogar

Vallas metalicas

Acondicionar el exterior del hogar es algo fundamental, ya que es otra parte de nuestra casa en la que pasamos mucho tiempo. El cierre de nuestro jardín puede ser algo difícil de decidir, ya que hay muchos formatos y materiales en el mercado. En este sentido vamos a hablar de las vallas metálicas para el hogar, un tipo de vallas que cuentan con estupendas ventajas.

Os contamos por qué puedes decidirte por las vallas metálicas o si realmente necesitas otro tipo de cierre. Sus ventajas nos ofrecen grandes prestaciones y además hay muchos formatos. También trataremos de inspiraros en cuanto a los acabados, ya que la estética es tan importante como la funcionalidad.

Durabilidad en el tiempo

Una de las principales ventajas que le vemos a este tipo de cerramientos es que las vallas metálicas son muy fuertes y duraderas. Este tipo de materiales van a aguantar durante años sin necesitar arreglos o sin romperse o verse afectados por los elementos. Es por eso que se trata de uno de los tipos de cerramiento que más vemos en las casas, sobre todo si hablamos de la zona exterior de los jardines. Al tratarse de un material que dura en el tiempo se reducen los costes, puesto que no vamos a tener que hacer reparaciones y el mantenimiento no es muy habitual. Es la idea de conseguir una valla resistente que dure mucho tiempo.

Calidad precio

Vallas metalicas

Este tipo de vallas tienen una excelente relación calidad-precio. Son duraderas y por ello no nos vamos a gastar demasiado en desperfectos. Evidentemente, dentro de la idea general de vallas metálicas pueden haber diversos materiales y acabados que hagan que los precios sean muy distintos, pero sabemos que un buen producto es garantía de algo que nos va a durar años intacto.

Seguridad para nuestro hogar

En el cerrado que vamos a hacerle al hogar tenemos que estar seguros que lo que compramos sea funcional. En este sentido lo que buscamos la mayoría de las veces es la seguridad que nos aportan las vallas metálicas por su fuerza y durabilidad. Estas vallas son perfectas para cerrar cualquier finca, de forma que podamos disfrutar con seguridad de nuestro entorno, incluso si tenemos animales que puedan intentar estropear la valla. Así que es otra ventaja que nos pueden dar estas vallas metálicas.

Tipos de vallas para el hogar

Mallas

Entre las vallas metálicas podemos encontrar algunos tipos. Una de las más básicas pero también de las más usadas es la malla de simple torsión, que se suele hacer en acero galvanizado, aunque también viene con recubierta con plástico verde. Estas mallas son mucho más baratas y el acabado no es tan elegante, por lo que se suele utilizar para cerrar espacios en los que lo importante sea la funcionalidad.

Valla metalica

Las mallas en paneles rígidos son más caras que las anteriores, pero también mucho más fuertes y duraderas. Son mallas perfectas para cualquier cierre y realmente duran mucho. Su acabado es más elegante, aunque no dan lugar a muchas variedades, ya que la gran mayoría de las veces podemos encontrarlas en tonos verdes y tienen un diseño que casi siempre es el mismo. Sigue siendo otro tipo de mallas sencillas que son muy utilizadas en casi todas las fincas.

Otro tipo son las vallas con paneles más elaborados, con metales sólidos y acabados más elegantes. Sin duda es una de las vallas que mejor pueden adaptarse a un hogar si queremos que el cerrado sea sofisticado y moderno. En este caso puede que encontremos más de un diseño diferente, con vallas en listones, en enrejado o en paneles. Hay muchas ideas en este sentido e incluso se pueden poner en distintos tonos, desde el blanco al negro.

Otro tipo de vallas

Entre las ideas que tenemos para añadir unas vallas al hogar hay otros materiales disponibles. Las vallas de madera son de las más utilizadas ya que estas son muy cálidas y es un material que queda muy bien en cualquier hogar. La madera que se utiliza en el exterior está tratada para que aguante en todo tipo de condiciones, aunque suele ser menos duradera que las vallas metálicas a las que nos referimos. No obstante, también pueden ser una buena idea si queremos mezclar ambos tipos. La madera siempre va a resultar bonita para los cerrados más rústicos o clásicos. Las vallas metálicas se utilizan sobre todo en casas que buscan un cerrado más moderno.

Los cierres de hormigón o piedra pueden ser otras alternativas. En este caso puede que nos gastemos bastante más en mano de obra, aunque también son muy valoradas por su gran durabilidad y por la seguridad que nos proporcionan. Pueden añadirse balaustres o celosías que rebajen el toque tan sólido que tienen estos muros ya que en materiales como las vallas metálicas el efecto es mucho más ligero.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.