Uso de muros que no llegan al techo

Una de las variantes del diseño que pueden ayudarnos a cambiar el aspecto de nuestro hogar es el uso de muros irregulares o a media altura que no llegan al techo.
Por ejemplo, cuando disponemos de poco espacio o tenemos una casa de pequeñas dimensiones el uso de este tipo de muros es una de las opciones más útiles para dar mayor amplitud visual. Este tipo de paredes son perfectas para separar la cocina del comedor o el salón sin que llegue a ser una cocina tipo americana o tipo loft. Y si no queremos que salgan olores podemos colocar un panel de vidrio, de esta manera el espacio parecerá mayor y las dos estancias quedarán bien delimitadas y cerradas.

También es una opción perfecta para separar la zona de comedor y la del salón, y además puede servir como estante para colocar pequeños elementos decorativos, y a la vez nos proporciona una zona más en a casa para instalar puntos de luz, enchufes y tomas de antena o teléfono que tantas veces echamos de menos con las nuevas tecnologías.
Otra opción es el uso de muros que no llegan al techo ni a las paredes laterales, sino que se quedan separados del techo por unos centímetros, funcionan como separadores de ambientes a la perfección sin llegar a cerrar del todo el espacio, dejando entrar la luz. Se pueden utilizar por ejemplo para colocar los lavabos del baño separados del resto de sanitarios, situar la televisión, una chimenea que de a dos estancias, separar el vestidor del dormitorio o para colocar una librería en cualquier zona de la casa. Este tipo de paredes son aconsejables en estancias amplias ya que cortan el espacio bastante y delimitan zonas. Pero son una opción perfecta para decoraciones modernas donde prima la luz y la amplitud donde se quiere evitar estancias pequeñas y oscuras.

Fuentes de imágenes: interiorismos barcelona, via rosario, axioma sl

Te puede interesar

Escribe un comentario