En qué consiste la aluminosis

enfermedad hormigon

El término aluminosis hace referencia a una patología bastante habitual que sufre un material como el hormigón. Dicha patología o enfermedad consiste en un deterioro importante, que sufre dicho hormigón en obras que han empleado cemento luminoso para la elaboración del mismo.

Se suele dar sobre todo en las vigas empleadas para levantar los edificios. Dichas vigas son las que mantienen al edificio en pie, de ahí la celeridad de tratar tal problema del hormigón. La aluminosis provoca que el hormigón sea vuelva menos resistente y más débil con todo el peligro que ello conlleva, sobre todo en lo que hace referencia a la estabilidad del edificio en cuestión.

Cada vez hay más riesgo y peligro de que muchos edificios terminen sufriendo aluminosis. Ello se debe sobretodo a la presencia de humedades, en particular en estancias de la casa como es el caso del baño o la cocina. La conocida como enfermedad del hormigón es bastante peligrosa ya que la misma afecta a la estructura de los edificios y a que se mantengan totalmente sólidos.

Daños que provoca la aluminosis

Hay una serie de daños que va a provocar la aluminosis:

  • El hormigón se vuelve mucho menos resistente y pierde un gran volumen.
  • Dicho material sufre una gran porosidad.
  • El ph propio del hormigón hace que baje más de lo normal. Ello conlleva que el mismo sufra una mayor corrosión.
  • Hay una falta de adherencia importante del hormigón con el acero.
  • Hay que fijarse en todo momento de la profundidad de carbonatación en el hormigón, para saber si la aluminosis ha afectado o no a las armaduras. Si la armadura propia del hormigón no ha sido alcanzada, los daños no son importantes. Si por el contrario, la citada carbonatación afecta a las armaduras, los daños son serios pudiendo provocar fisuras o ciertos desprendimientos en toda la estructura.

aluminosis

Cómo realizar un diagnóstico de la aluminosis

Antes de realizar un diagnóstico óptimo es importante el descubrir si el cemento usado es aluminoso, si la estructura sufre aluminosis o si el hormigón presenta una serie de patologías.

  • Para observar si el cemento es aluminoso, hay que fijarse en el color del mismo. Si el color es marrón entonces el cemento es aluminoso.
  • Hay que mirar bien si en la estructura del edificio aparecen grietas, fisuras o manchas de óxido que no sean normales.
  • Es importante el comprobar si el hormigón empleado está carbonatado o por el contrario no lo está.
  • La velocidad de corrosión del hormigón es clave a la hora de observar si el material está afectado por aluminosis.

Cómo tratar la aluminosis

Una vez que se ha podido hacer un diagnóstico del edificio y ha resultado que sufre de aluminosis, es importante el empezar un tratamiento adecuado del mismo. Puede ocurrir que no haya ningún tipo de corrosión pero el hormigón haya sufrido cierta transformación. En tal caso hay que evitar que el material sufra cambios bruscos de humedad y así parar el proceso de aluminosis.

Si se observa que el cemento del hormigón no se ha transformado por completo, es posible que con el paso del tiempo aparezca una oxidación importante en toda la estructura. Para evitarlo es importante el mantener el ambiente más seco posible. La humedad solo va a provocar que la oxidación vaya a más. Si se han podido observar diversas fisuras y grietas junto a la aparición de manchas de óxido, se debe comprobar si la corrosión del hormigón es solo de una parte o es generalizado.

Una vez se haya observado a fondo la estructura del edificio, se tratará de la manera más adecuada posible. Se puede optar por reforzar la estructura y poner nuevos materiales que mantengan sin problema alguno la misma o si el daño es irreversible, derribando dicho edificio.

oxido

Cómo prevenir la aluminosis

Además del tratamiento adecuado, existen diferentes métodos para prevenir la aluminosis en los edificios. Las más efectivas son las impregnaciones hidrófugas y el aplicar diversos revestimientos en el hormigón para protegerlos de agentes externos como la humedad o la lluvia. Lo que si debe quedar claro en todo momento, es que en el caso de apreciar aluminosis en un determinada parte del edificio o de la casa, es clave el llamar a un profesional del tema que ayude a solucionar dicha patología del hormigón.

En definitiva, la aluminosis es un problema habitual en un material como el hormigón. En una gran parte de los casos, este tipo de enfermedad del hormigón se debe a la acción de ciertos agentes externos como es el caso de la humedad. Es importante el poder tratarlo a tiempo, ya que de lo contrario podría correr serio peligro la estructura de un edificio con dicha patología. Con el paso del tiempo, la aluminosis puede ir a más y llegar a provocar el derrumbe de la estructura.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.