Ideas para forrar una pared con humedad

Pared con humedad

Puede parecer un consejo contradictorio teniendo en cuenta nuestro titular, pero nunca debes forrar una pared con humedad si no ha sido tratada antes.  No te preocupes si no entiendes nada, hoy en Decoora hablamos largo y tendido sobre la humedad y las alternativas para revestir una pared afectada.

Las humedades son relativamente frecuentes en nuestras viviendas, especialmente en invierno, cuando se producen las llamadas humedades por condensación. Ya sea porque paredes y techos no se encuentran debidamente aisladas y/o porque no ventilamos diariamente generan problemas. Y suponemos que quieres saber como prevenirlos, ¿nos equivocamos?

La humedad

La humedad es un problema que daña la estructura de nuestros hogares y afecta a nuestro salud. Por tanto, un problema serio que es necesario detectar y enfrentar antes de que los problemas se agraven. Generalmente, debemos la humedad a problemas estructurales de la vivienda o a filtraciones, pero hay otros factores que pueden influir también en su aparición.

Humedades

¿Cómo se origina? Existen diferentes tipos de humedades y cada una de ellas se origina como consecuencia de un problema distinto. Algunas de las mas comunes en nuestros hogares son la humedad con condensación y la humedad por filtración. ¿Conoces las diferencias?

  • La humedad por condensación aparece cuando la temperatura interior es superior a la del exterior, cuando el vapor de agua que está contenido en el aire se transforma en líquido al entrar en contacto con una superficie fría. Si no existe una buena ventilación se hará visible en nuestras viviendas en puntos de contacto entre el interior y el exterior.
  • Otro tipo de humedad es la humedad por filtración, que puede coincidir con anterior ocasionados por un mal aislamiento que deja que el agua de la lluvia se filtre. Esta puede ser causada, además, en otros puntos por tuberías o desagües en mal estado.

Se cual sea el origen lo importante es detectarlo para poder solucionarlo. Y una vez solucionado, secar la pared y tratarla adecuadamente para evitar problemas en el futuro. Ese será el momento de forrar una pared con humedad y no antes.

Tratar la pared

¿Has solucionado la filtración? Si una filtración causaba los daños por humedad es necesario que le pongas remedio. Si tu problema es la condensación y se trata de un problema puntual que se repiten generalmente en invierno, ventilar a diario y someter a la pared a determinados tratamientos contribuirán a la mejora del problema.

Deshumidificar y tratar el moho

Antes de someter la pared a ningún tratamiento tendrás que asegurarte de que esté completamente seca. Cuando los problemas de humedad sean leves podrás conseguirlo generando una importante corriente de aire. Si son graves, sin embargo, tendrás que recurrir a métodos industriales como humidificadores.

Una vez seca, limpiar la pared y aplicar un producto antihongos será la mejor estrategia para sanear la pared y protegerla de cara al futuro.  También podrás recurrir  a una pintura que le proporcione la mayor protección. Hoy existen pinturas para la humedad muy efectivas. Acude a una tienda especializada en pinturas y pregunta por ellas.

Forrar una pared con humedad

Si colocamos un revestimiento directamente sobre la humedad, esta seguirá dañando la pared por mucho que no lo veamos y terminará por perjudicar también el aspecto del revestimiento. Por lo que es necesario eliminar el problema de humedad y sanear la pared antes de forrar una pared con humedad con cualquier revestimientos. Revestimientos que pueden proporcionarnos una mayor protección contra la humedad.

Algunos los conoces bien, llevan colocándose en baños y cocinas décadas. Revestimientos no porosos de tipo cerámico o de piedra protegen las paredes de la humedad que se genera en determinadas habitaciones como cuartos de baño o cocinas. Estos revestimientos protegen, por tanto, de dentro hacia afuera, contribuyendo a aliviar los daños por condensación.

Revestimientos de cerámica y piedra

Los revestimientos de los que os hablamos a continuación, sin embargo, puede que no os suene. No son como los anteriores revestimientos decorativos, sino revestimientos técnicos que pueden contribuir a mejorar el aislamiento interior de la vivienda. Hablamos de:

  • Pladur hidrófugo. Está formado por una base de cartón yeso con un tratamiento que evita la absorción del agua, reforzando su resistencia a la acción directa del agua y la humedad. Soporta, por tanto, muy bien la humedad, pudiéndose instalar incluso en baños y cocinas.
  • Durlock. Durlock es otra marca registrada como lo es el pladur. Se trata de un material de yeso con buenas propiedades aislantes que ayudará a prevenir que el problema reaparezca, si es que sus causas son naturales y no ocasionadas por fugas de agua o goteras.
  • Gavatex. Los revestimientos murales de fibra de vidrio texturados Gavatex son antihumedad. Se utilizan en paredes con humedad de cimientos o medianera. Solucionan los problemas relativos a revoques fisurados, irregulares, rajados, etc.

Tras clocar este tipo de revestimientos deberás, eso si, arreglar y pintar las paredes como lo harías con cualquier pared de pladur. ¿Conocías estos materiales? Si tienes problemas de humedad graves no dudes en llamar a un profesional, te dará los mejores consejos para resolverlos. Hazlo siempre antes de forrar una pared con humedad y esconder el problema.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.