Sillón orejero, un clásico del diseño

El sillón orejero es un clásico del diseño de interiores. Denostado durante décadas, se ha reinventado para recobrar el protagonismo perdido en nuestros hogares. Las nuevas versiones aúnan elegancia, funcionalidad y diseño; tres características claves para convertirse en una pieza polivalente con una demanda creciente.

Los sillones orejeros se colocaban originalmente frente a la chimenea, pero son muchos mas los ambientes en los que podemos encontrarlos hoy en día. En muchos hogares rodean la mesa del comedor, en otros se convierten en la pieza estrella de la librería y cada vez son mas utilizados en la habitación infantil durante la lactancia.

Por su nombre no resulta complicado adivinar que característica diferencia a un sillón orejero de otro tipo de sillón. Son las orejas que envuelven el respaldo. Orejas que en las antiguas versiones no eran sino una prolongación de los brazos, pero que en las versiones modernas surgen como piezas independientes de estos.

Un poco de historia…

Los orígenes de esta pieza de mobiliario no están del todo claros.  Muchos establecen su origen en la Inglaterra de finales del siglo XVII, dónde en invierno las bajas temperaturas obligaban a las familias a reunirse junto a la chimenea. El respaldo alto y las alas laterales les ofrecían entonces protección contra las corrientes de aire y les ayudaban a mantener el calor. Otros, en cambio, sostienen que este sillón se estableció en la corte de Luis XIV y que la forma del sillón hacía referencia al trono de este.

En el XVIII el sillón orejero se convirtió en una pieza fundamental en la decoración de las viviendas de la clase burguesa al incorporarle un revestimiento mullido, cojines y tapicería a juego. Fue entonces cuando el sillón orejero ganó comodidad y adquirió una estética muy parecida a la que hoy conocemos.

Uno de los mas famosos sillones orejeros de la época fue la “poltrona Frau”, creada por Renzo Frau, en 1912.  Tapizada en piel y con respaldo capitoné, se convirtió en un símbolo de bienestar y de poder. En sus diferentes versiones decoró con estilo las casas burguesas de la época.

Durante en siglo XX, el sillón orejero fue modernizado con formas ergonómicas. Surgieron así modelos iconicos como el modelo “Egg” de Arne Jacobsen para la empresa danesa Fritz Hansen o el mas reciente modelo “Ro” de Jaime Hayón para la misma firma danesa. Ambos presentan formas orgánicas que se adaptan a la espalda y patas metálicas como novedad.

Otros diseños modernos a tener en cuenta son los creados por Quim Larre y Rafa García para la marca de diseño española Sancal. Boomerang Chill posee una estética minimalista y destaca por sus reposabrazos con forma de boomerang. “Folk” por su parte, potencia la comodidad de esta pieza con almohadas de mayor densidad y mas suaves.

 

¿Dónde colocamos el sillón orejero?

El sillón orejero funciona bien en diferentes estancias. En zonas del descanso como el salón es habitual encontrarlo junto a otros sofás o sillones, formando un conjunto destinado a acoger a toda la familia. En estos casos esta pieza se convierte en una gran alternativa para incorporar una nota de color.

También se encuentran con frecuencia en espacios destinados a la lectura, ya sea una librería o un pequeño rincón para tal fin habilitado en el salón o el dormitorio principal.  Cuando se trata de crear un ambiente diferente en una estancia mayor un sillón orejero de diseño moderno puede ayudarte a destacar esta zona y a darle un mayor protagonismo. ¡Considéralo!

Además, el sillón orejero funcionará muy bien en estancias como el dormitorio principal o el dormitorio infantil, donde resultará especialmente práctico durante la época de lactancia y mientras el bebé necesite ser acunado. Una gran idea en estos casos es escoger un sillón-mecedora que facilite el movimiento y la relajación tanto de la madre como del niño.

 

Y no nos olvidamos de las oficinas, despachos y estudios a los que este tipo de sillón aporta clase y elegancia. El cuero es un material a través del cual puedes incorporar un toque clásico y masculino a tu despacho. Tonos oscuros como el negro, gris o azul te ayudarán a imprimirle seriedad, mientras que tonos vibrantes como el naranja o el rosa hablarán de personalidad y creatividad.

Apuesta por sillones orejeros clásicos para decorar espacios de estilo francés e inglés y escógelos en tonos pastel: verdes, azules, y rosas,  cuando el objetico sea decorar estancias de inspiración vintage. Para completar estancias de estilo boho ¡no te lo pienses! y atrévete con diseños en colores intensos: morados, rosas, granates y amarillos,e ntre otros.

Como habéis podido comprobar el sillón orejero es una pieza polivalente que encaja en ambientes de diferentes estilos y con la que puedes decorar todo tipo de estancias tanto en tu hogar como en tu lugar de trabajo. ¿Te gusta este tipo de butaca?

Decora tu casa con Vinilos
Si buscas Vinilos baratos para decorar tu hogar. No te pierdas esta gran colección.

Los mejores Vinilos


Categorías

Muebles

Aunque he dirigido mis estudios hacia el campo industrial y la ingeniería, hay muchas otras cosas que me llenan como lo son la música, el interiorismo o la cocina. Decoora me da la oportunidad de compartir con todos vosotros tips, ideas y DIYS sobre decoración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.