Cómo reutilizar un carro camarera

Camarera como mesa de centro

Los carros camarera suelen ser una de las piezas de mobiliario más bonitas y decorativas, pero al mismo tiempo elementos a los que se le saca poco partido, sobre todo teniendo en cuenta que no son precisamente muebles baratos. Más allá de comidas familiares o cocktails con amigos, la camarera se suele relegar a un rincón de la cocina el resto del tiempo, e incluso en muchos casos acaba viviendo en el desván o el trastero.

Proponemos aquí diferentes maneras funcionales de reutilizar estos carros, aprovechando su facilidad de movimiento y ligereza, su capacidad como organizador en varias alturas o la elegancia de sus formas limpias y refinadas. En la imagen superior han sacado de contexto el Tea Trolley del diseñador finlandés Alvar Aalto para convertirlo en una mesa de centro y protagonista central del salón.

Camareras como mesa auxiliar

También puede resultar útil como pequeña librería móvil, mueble portátil para un televisor, o como mesa auxiliar junto al sofá donde colocar objetos decorativos, revistas o una lámpara de lectura. Cualquier modelo antiguo o de espíritu vintage aportará un toque singular a la estancia; los carros metálicos con baldas de cristal darán un estilo decó afrancesado al salón.

Camareras como mesilla

Con camareras de tamaño reducido se puede montar una mesilla de noche donde tener todo a mano en el dormitorio, ideal para quienes disfrutan leyendo varios libros a la vez o se llevan el trabajo a la cama. Una simple lámpara de pinza sujeta en un lateral servirá como flexo de noche adaptable a cualquier altura.

Camareras en el recibidor

El recibidor es un lugar estupendo donde colocar una camarera; no ocupa mucho espacio, sirve como elemento de ordenación, y resultará muy cómodo para dejar los zapatos, vaciar los bolsillos o apoyar el bolso. Un modelo plegable se puede reinventar a modo de jardinera o porta-macetas donde tener las plantas, como plantean en el blog La Lole.

Camareras en el baño

Si nuestra camarera es estrecha y de tonos neutros, encajará perfectamente en el aseo como estantería para los accesorios de baño o como consola para los perfumes y el maquillaje. El de la izquierda es el modelo Happy Time que Alfredo Häberli diseñó hace unos años para BD Barcelona, una pieza pensada inicialmente como carrito para locales y restaurantes que sin embargo ha ido encontrando con el tiempo diferentes usos gracias a su estilo minimalista y versátil.

Más información – Reutilizar cajas y botes como decoración

Fuentes – Design Happens, Home JellyHouzzLa Lole blog, Três studio blog

Te puede interesar

Un comentario

  1.   ubalda dijo

    precioso ,el que mas me gusta es el de la primera foto

Escribe un comentario